El monje que vendio su ferrari

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (830 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNIVERSIDAD INSURGENTES. PLANTEL ECATEPEC. ADMINISTRACIÓN DEL FACTOR HUMANO UN JARDÍN EXTRAORDINARIO

“LAMAYORÍA DE LA GENTE VIVE, YA SEA FISICA , INTELECTUAL O MORALMENTE EN UN CÍRCULO MUY RESTRINGIDO DE SUS POSIBILIDADES. TODOS NOSOTROS TENEMOS RESERVAS DE VIDA EN LAS QUE SIQUIERA SOÑAMOS.

WILLIAMJAMES



En la fábula, el jardín es una símbolo de la mente. Si cuidas de tu mente, si la nutres y la cultivas como si fuera un fértil jardín. Florecerá mas allá de tus expectativas. Pero sidejas que la malesa arraigue, nunca podrás alcanzar la paz de espíritu y la armonía interna. Deja que te haga una pregunta, los cálculos sobre el futuro y los miedos que ellos mismos alimentas y quepueden destrozar el mundo interior de cualquier persona.

La preocupación priva a la mente de gran parte de su poder y antes o después acaba dañando el alma.

Los sabios me enseñaron que en un díanormal una persona tiene unos sesenta mil pensamientos. Lo que a mi me choco fue que el noventa y nueve por ciento de los pensamientos eran exactamente igual que los del día anterior.

En general lagente no se percata del enorme poder de la mente. He aprendido que incluso los más dotados pensadores utilizan solo una centésima parte de sus reservas mentales SIVANA, los sabios se atrevieron aexplorar diariamente ese potencial y los resultados fueron asombrosos. El Yogui Raman, a través de una platica muy disciplinada ha condicionado su mente hasta el punto de ser capaz de ralentizar su corazón avoluntad.

Casi todos tenemos las mismas materias primas desde que respiramos nuestra primera bocanada de aire. Lo que separa a los que consiguen más cosas o a los que son más felices en el modo enque emplean y refinan esos materiales. Cuando te dedicas a transformar tu mundo interior, tu vida pasa rápidamente del reino de lo ordinario al de lo extraordinario.

Quizá no podamos controlar...
tracking img