El monstruo nocturno

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (654 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuando vi que Almeida venía galopando hacia mi casa ya supuse de qué se trataba.
Se bajó del caballo velozmente, y con las riendas en la mano se sacó el sombrero al saludar:

- Buen día… traigomalas noticias.
- No me diga que apareció otra vaca muerta - le dije.
- Sí, apareció otra.

De enfadado que estaba ni quise ir a verla, no tenía sentido. Le dije a Almeida que llevara a otro peón yque la enterraran en donde estaba. Entré a la casa y fui hasta la habitación donde guardo mi escopeta. Mientras la limpiaba planeé la estrategia que iba a usar para detener al depredador queestaba diezmando mi ganado.
Supuestamente, los peones, turnándose, habían recorrido el campo durante varias noches, sin ver al depredador; pero yo desconfiaba, no creía que lo hubieran hecho, porque mehabía enterado que ellos creían que el responsable era un hombre lobo, un hombre lobo que vivía entre ellos, pues decían que era Gabino, un peón de pocas palabras que trabajaba desde hacía unas semanasen el establecimiento. Para mí eso era una tontería, cosa de gente medio ignorante y supersticiosa; cosa de peones.
Decidido a ocuparme personalmente del asunto, cuando cayó la noche y la lunallena se levantó desde los cerros iluminando el campo, salí caminando con la doble caño entre las manos. Un rato después ya estaba lejos de la luz del rancho.

Suponía que lo que andaba matando alganado se refugiaba en el monte, así que atravesé el campo y costeé largamente la orilla del fronda. Cada tanto escuchaba algún ruido que venía desde los árboles.
Encendía la linterna y buscaba entre lassombras. La mayoría de las veces no vi nada, o sólo descubría una rama que se seguía moviendo. Dos veces vi unos ojos brillantes: unos eran los de un pequeño zorro, y los otros los de un gato montés,que de ninguna forma podría matar a una vaca adulta.
Avanzaba con cautela, como midiendo cada paso. La luna estaba a mi derecha, iluminando el campo y proyectando mi sombra hacia el monte, y de...
tracking img