El mundo otra vez

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (386 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La primera vez que Christopher Derrick visitó el Thomas Aquinas College de California quedó sorprendido por la alegría, el espíritu de fraternidad y el compromiso con el que sus jóvenesuniversitarios asumían los estudios. Esto le llevó a preguntarse: ¿Qué hace distintos a estos jóvenes de aquellos tantos otros enfadados, hedonistas, escapistas o simplemente perdidos que pululan por lasuniversidades actuales? La posición común: "Hay que recuperar valores, hay que rearmarse moralmente". Esta es la expresión oída repetidamente sin que nadie sepa qué significa eso. "Hay que transmitir losvalores básicos". O mejor, como propone el progresismo ¿por qué no crear nuevos valores y partir de éstos como nuevo sistema de principios básicos? Y ¿cuáles son los básicos? En época de escepticismo yrelativismo, consensuemos. Y a la hora de transmitirlos, formulémoslos de modo tal que ninguna sensibilidad, religión, condición, opción o credo se sienta discriminada.

Resultado: una solución sinlógica interna, una amalgama sin alma, una propuesta sin atractivo. Eso sí, valores. Nunca "los valores" han estado tan presentes en los medios, en los programas educativos, con textos y manuales, en losdiscursos de educadores... nunca tan ausentes en la vida. ¿Qué sucede? ¿En qué se ha fallado? ¿Qué se ha hecho mal?

Dos causas explican tal fenómeno: el relativismo y el voluntarismo. La educaciónno puede darse jamás en una atmósfera espiritual, moral, cultural, de relativismo o de escepticismo generalizado.

Este libro -sencillo, original, muy ingenioso- es un canto a la tradición educativade nuestra civilización occidental. Pregona una huida de los programas sofisticados de la nueva pedagogía y defiende una vuelta a la sencillez de los grandes libros, de las disciplinas humanísticas,de la búsqueda de la verdad de las cosas, que hacen que el hombre sea hombre, señor de sí, y no siervo de las circunstancias.

En definitiva, una educación como si la verdad importara para algo....
tracking img