El mundo y sus demonio 4 y 5

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 50 (12423 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPÍTULO 4
EXTRATERRESTRES
________________________________
—Sinceramente, lo que me hace pensar
que no hay habitantes en esta esfera es
que me parece que ningún ser sensato
estaría y dispuesto a vivir aquí.
—Bueno —dijo Micromegas quizá los
seres que la habitan no tienen sentido
común.
Un extraterrestre a otro,
al acercarse a la Tierra,
en Micromegas: una historia filosófica
(1752),de VOLTAIRE
Fuera todavía está oscuro. Estás tendido en la cama, totalmente
despierto. Descubres que estás completamente paralizado. Notas que hay
alguien en la habitación. Intentas gritar. No puedes. A los pies de la cama hay
varios seres grises y pequeños, de apenas un metro de alto. Tienen la cabeza
en forma de pera, calva y grande para su cuerpo. Tienen unos ojos enormes,
las carasinexpresivas e idénticas. Llevan túnicas y botas. Confías en que se
trate de un simple sueño. Pero la impresión que tienes es que está ocurriendo
realmente. Te levantan y, misteriosamente, ellos y tú atravesáis la pared de tu
cuarto. Flotas en el aire. Subes muy alto hacia una nave espacial metálica en
forma de platillo. Una vez dentro, te llevan a una sala de revisión médica. Un
ser más grandepero similar —evidentemente, una especie de médico— se
encarga de ti. Lo que sigue es todavía más aterrador.
Te exploran el cuerpo con instrumentos y máquinas, especialmente
las partes sexuales. Si eres un hombre, puede que te saquen muestras de
esperma; si eres mujer, pueden extraerte óvulos o fetos, o implantarte semen.
Te pueden obligar a mantener relaciones sexuales. Después te puedenllevar a
una habitación diferente donde unos bebés o fetos híbridos, en parte humanos
y en parte como esas criaturas, te devuelven la mirada. Puede ser que te
amonesten por la mala conducta humana, especialmente por la expoliación
del medio ambiente o por permitir la pandemia del sida; se te ofrecen cuadros
de devastación futura. Finalmente, esos emisarios grises y melancólicos te
conducen fuerade la nave espacial y atraviesan la pared para depositarte en
tu cama. Cuando recuperas la capacidad de moverte y hablar... ya no están.
Puede ser que no recuerdes el incidente de inmediato. Quizá
simplemente eches en falta un período de tiempo inexplicablemente perdido
y te devanes los sesos pensando en él. Como todo eso parece tan raro, te
preocupa un poco tu salud mental. Naturalmente, nosientes ninguna
inclinación a hablar de ello. Por otro lado, la experiencia es tan perturbadora
que es difícil mantenerla callada. Todo sale a la luz cuando oyes relatos
similares, o cuando un terapeuta simpático te hipnotiza, o incluso cuando ves
una fotografía de un «extraterrestre» en uno de los muchos libros, revistas
populares o «documentales especiales» de televisión sobre los ovnis.Hay
gente que dice poder recordar experiencias así desde la más tierna infancia.
Piensan que sus propios hijos están siendo abducidos por extraterrestres.
Ocurre por familias. Es un programa eugenésico, dicen, para mejorar la raza
humana. Quizá los extraterrestres han hecho eso siempre. Quizá, dicen
algunos, ése es el origen de los humanos.
Según se revela en repetidas encuestas a lo largo delos años, la
mayoría de los americanos creen que nos visitan seres extraterrestres en
ovnis. En una encuesta Roper de 1992 —especialmente encargada por los
que aceptan la historia de la abducción extraterrestre a pies juntillas— el
dieciocho por ciento de casi seis mil adultos americanos dijeron que a veces
se despertaban paralizados, conscientes de la presencia de uno o más seres
extrañosen su habitación. Un trece por ciento declara extraños episodios de
tiempo perdido (detención del tiempo), y el diez por ciento declara haber
volado por el aire sin asistencia mecánica. Sólo con esos resultados, los
promotores de la encuesta concluyen que el dos por ciento de los americanos
han sido abducidos, muchos de ellos repetidas veces, por seres de otros
mundos. La cuestión de si los...
tracking img