El neorrealismo italiano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3284 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL NEORREALISMO ITALIANO

La noche del 16 de mayo de 1943, en la breve sala del cine Arcobaleno, se reunió el mundo intelectual y mundano de Roma para el estreno de Ossessione. Apretujados y acalorados, muchos de pie, observaron el nacimiento, como escribió un crítico, de “una nueva Italia, nunca vista en los documentales oficiales LUCE”. Luchino Visconti se encontraba al fondo del vestíbulo,apoyado contra la pared, fumando. Al cerrarse el telón sobre la pantalla, sofocado y emocionado, escuchó el aplauso tímido que devino en una ovación. El cineasta también vio pasar a Vittorio Mussolini, quien indignado dio un portazo y furioso gritó: “¡Esto no es Italia!”
Esa noche, a la edad de 37 años, Visconti no sólo presentó su primer largometraje, con Ossessione el cine italiano daba elprimer paso en el largo camino del neorrealismo: el fenómeno cultural más importante de la posguerra.
“El término neorrealismo nació con Obsesión. Desde Ferrara le envié los primeros metros de la película a mi montador, Mario Serandrei. Al cabo de unos días, me escribió diciéndome que le habían gustado mucho las escenas y añadió: ‘no sé cómo definir ese tipo de cine de otra forma, como no seaneo-realista’ ”.
Más tarde, Antonio Pietrangeli, en mayo de 1948, en un artículo publicado en La Revue de Cinéma, redefinió esta nueva forma cinematográfica de narrar la realidad:

Delante de una gasolinera que se yergue a lo largo de la ruta como una barrera fronteriza, termina un largo dolly estilo Renoir y de pronto, mediante una ruptura lírica tan súbita que corta el aliento, ungiro de la cámara sirve para introducir majestuosamente dentro de la historia un nuevo personaje, un personaje que ya es nuestro, un personaje aún sin rostro, con su sweater deshilachado sobre su bella piel curtida, con la apariencia débil y trémula de un hombre que desentumece las piernas después de un sueño prolongado en un camión. Como un perro errante, pero con una firme resolución, estepersonaje innominado aún, entraba en la aventura. ¿Hemos acaso de bautizarlo nosotros mismos como el Gino de Ossessione? Podemos llamarlo también, si así lo deseáis, el neorrealismo italiano.[i]

Este movimiento tuvo en Roberto Rossellini con Roma, ciudad abierta (1945); Luchino Visconti con La tierra tiembla (1947); y Vittorio de Sica con Ladrón de bicicletas (1948) y Milagro en Milán (1950),sus más significativos exponentes, quienes crearon un cine realista, popular y nacional.
Con la cinta Une partie de campagne (1937) de Jean Renoir, Luchino Visconti, como tercer asistente de dirección y diseñador de vestuario, encuentra “su camino”, no sólo el inicio de una pasión que lo acompañaría hasta la muerte: el cine, sino el aristócrata “fascistoide” ––como él mismo se definía respecto aesa época–– hallará su orientación en el plano moral:

Fueron precisamente mi estancia en Francia y el hecho de conocer a un hombre como Renoir lo que me abrieron los ojos a muchas cosas. Comprendí que el cine podía ser el medio para aproximarse a ciertas verdades de las que estábamos muy lejos, especialmente en Italia. Recuerdo haber visto, apenas llegado a Francia, La vie est à nous de Renoir;la película me causó una profunda impresión... Durante este periodo ardoroso ––el del Frente Popular–– abracé todas las ideas, todos los principios estéticos, y no solamente estéticos sino también políticos. El grupo de Renoir se situaba claramente a la izquierda, Renoir mismo, aunque no estuviese afiliado, se hallaba muy cerca del partido comunista. En ese momento abrí realmente los ojos: yovenía de un país fascista donde era imposible saber nada, leer nada, conocer nada ni tener experiencias personales. Sufrí un shock. Cuando volví a Italia estaba verdaderamente transformado. Llevaba conmigo, entre otras cosas, un texto mecanografiado que me había dado Renoir: la traducción francesa de una novela de James Cain que Duduvier había pasado a Renoir... ¡un largo rodeo! Renoir, que había...
tracking img