El niño, el violinista y el angel

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1936 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL NIÑO VIOLINISTA Y EL ÁNGEL
En un país remoto, vivía un niño llamado Illych. Este niño amaba la música, y le pidió a su padre que le compre un violín.
Su padre, un trabajador del campo, pensó que era un estudio demasiado complicado, y sin futuro.
Ellos debían hacer cosas más prácticas, como aprender oficios, y no estudiar un instrumento musical que no le daría ningún beneficio económico enun futuro.
"Sé que es una empresa inútil, pero Illych es un hijo tan bueno, tan sensible, me ayuda a trabajar, estudia...En fin...Haré un sacrificio y le compraré el violín que tanto anhela. Además, el sonido de violín es bello..."
Fue al pueblo, y compró el mejor que encontró. Lo había construido un Luthier que vivía en otra ciudad, ya que su amigo, dueño de la tienda de artículos musicales, selo recomendó.
Esa noche, llegó el padre de Illych, con una gran emoción, escondiendo el regalo. Quería dejárselo al lado de su cama, así cuando despertara, se llevara la gran sorpresa.
El niño, no advirtió nada, aunque descubrió en su padre, un brillo especial en la mirada.
A la mañana siguiente, cuando Illych se despertó, en un envoltorio azul, con un gran lazo encontró su ansiado y amadoviolín.
El niño corrió a los brazos de sus padres, porque sabía el gran sacrificio que para ellos representaba. Y se prometió estudiar mucho para retribuirles ese esfuerzo.
Comenzó a estudiar ese mismo día. El viejo profesor de un pueblo vecino, sería su maestro.
Primero los pasos primordiales, aprendió cómo se tomaba el arco, cómo era la posición correcta de los brazos, y los primeros sonidos.
Suprofesor, era un hombre muy exigente, de ceño adusto, y a Illych , le infundía cierto temor.
El maestro no veía en el niño posibilidades de llegar a ser aunque más no sea, un ejecutante regular.
Pasaron los meses, y el niño, no tocaba bien el violín, a pesar de sus esfuerzos. Cada clase era reñido por su profesor, ya que no veía frutos de su enseñanza. Su sonido era desafinado, poco seguro, yeso lo exasperaba más.
_ “El violín, jovencito, no es para ti. No tienes condiciones suficientes, si estudias, y rindes tan mal en tus clases, no sirves para violinista. Si no estudias, tampoco vale la pena que sigas haciendo el sacrificio de intentarlo”
Illych sintió como si el techo de la habitación le hubiese caído encima. Todos sus sueños, la ilusión de sus padres, el empeño económico deellos, para conseguirle su amado violín...todo.... estaba perdido...
Pero una energía desconocida, le nació, y le dijo al Maestro:
_ “Sólo le pido que me siga dando clases un tiempo más, quiero intentarlo con todas mi fuerzas. Sólo déme unos meses más..! Por favor...!”
El Profesor, haciendo una mueca de indiferencia, aceptó la propuesta.
Illych salió del Conservatorio, llorando, mientras apretabasu violín contra el corazón. Pero siguió estudiando ese día, y otro, y otro.
Cada uno, cuanto más estudiaba, parecía que interpretaba peor. Y ya las personas del pueblo, se reían a escondidas, cuando lo veían pasar rumbo a sus clases.
_ “ Dejó de ayudar a su padre en el campo, para no arruinar sus manos de violinista...y su sonido no es más que un mal grillo...Ja! Ja!"”
Sus vecinos comentabanque les resultaba insoportable oír sus prácticas diarias.
Un día, llegaron grandes profesores del extranjero, que estaban buscando alumnos con talento para la interpretación musical, y así, darles becas de estudio en un importantísimo Conservatorio de una gran capital.
Llegó el día del gran examen, y con mucha emoción, Illych, se presentó.
Tocó todas las obras que le exigieron, y cuando terminócon ellas, los profesores, se miraron entre sí, y con gesto adusto, le dijeron "_Suficiente"
Esperó muy nervioso el resultado, pero grande fue su desilusión, cuando le comunicaron que no había pasado la prueba. No alcanzó a demostrar, no sólo el talento suficiente, sino que era un pésimo ejecutante, principiante, pero ejecutante al fin.
Su padre, al llegar a casa, le habló. Serio, pero en...
tracking img