El niño que nunca aprendio a sonreir

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (372 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL NIÑO QUE NO APRENDIO A SONREIR

Era de día...
Aquella mañana de Viernes Santo las mujeres se disponían a realizar sus tareas de cada día. Juana con mucho esfuerzo se aprestaba a salir al campopara llevar de comer al gruñón de su marido que, ansioso, la esperaba.

Pero ese día no se iba a poder, porque la sufrida mujer sentía ya los incómodos dolores del parto, una, y otra, y otra vez laatormentaron hasta que...
__ Ñaaa, ñaa, -fueron los lloriqueos de la criatura que anunciaba su llegada. La madre se sentía feliz por aquel acontecimiento, pero no pudo evitar el regaño ni los golpesdel energúmeno aquella triste noche...

Así, con un panorama gris, creció el chaval entre los sinsabores de la vida de la pareja, y con los malos tratos de sus hermanos mayores. Fue llevado desdepequeño a la ciudad donde vivió sin saber de un juguete ni el Día de Reyes, ni el Día del Niño. Sólo recuerda que su madre alguna vez le regaló un carrito del Pato Donald. En sus zapatos de plásticose adivinaba la protesta que hacían sus dedos por no vivir con holgura dentro de ellos.

Un buen día murió su padre, y él muy a su pesar, le dio gracias a Dios por habérselo llevado. Así que tuvo quetrabajar para poder estudiar, porque a su pobre madre sólo le alcanzó para darles la primaria a sus hijos, que eran muchos. Misael quiso imitar a sus mejores maestros y llegó a ser como ellos,enseñando a sus alumnos todo, menos una cosa: sonreír…

porque a él nunca le habían enseñado a sonreír. Su sonrisa se había perdido en el tiempo. Era ya la tarde de su vida, y solía decir: ¿alguien mepuede decir de qué color es una sonrisa?

No pasó mucho tiempo en descubrirlo, porque en realidad él era un sabio. Sólo tuvo que esperar a que sus hijos contrajeran nupcias y su casa se llenó de risasque eran como cánticos del cielo, y a fuerza de escucharlas todos los días, lo aprendió. Así esperó con paciencia hasta que un buen día el Buen Juez lo llamó a cuentas…

Autor: Miguel Guerrero...
tracking img