El nicaragüense de pac-ensayo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1326 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
| |2010 |
| |Universidad Central de Nicaragua. |
| | |
| |Holbein Sandino Ruiz |

|[El nicaragüense de pac] |
|Ensayopara la clase de: Historia del pensamiento político y la cultura nicaragüense. |
|IV año de Relaciones Internacionales y Comercio exterior. |

El nicaragüense de PAC

Holbein Sandino-Ruiz.

El nicaragüense (*), de Pablo Antonio Cuadra (PAC), es una obra que aunque escritaen un inicio en forma de ensayos disgregados, conserva unidad de método y fondo. De este modo, con una ingente capacidad de condensación de pensamiento inicia un viaje, que al igual que la praxis errabunda de un pueblo, es de ida y vuelta.

En este trayecto discurre desde la dualidad perenne y metafísica del hombre hasta la inmortalidad como maldición. Entre tanto, busca comprenderintrospectivamente de donde viene, en donde está y hacia dónde se dirige el nicaragüense como individuo y como pueblo.

La dualidad encontrada en sí mismo, Cuadra la asimila y relaciona con la concepción doble que los ancestros indígenas dejaron tangible en estatuas antropomorfas, figuras hombre-animal que visualizan desde entonces el sentido de un alter ego en el hombre y en las cosas. Percepción devenidaposiblemente de la necesidad de repuesta ante fenómenos naturales tales como: el día y la noche; la lluvia y la sequía; el agua y el fuego; el bien y el mal; la vida y la muerte; la abundancia y la carencia. De allí, expone la propensión del nicaragüense a un maniqueísmo a veces brutal: conservador o liberal antes, sandinista o liberal ahora; católico o protestante. Lo uno o lo otro, jamás elconsenso, la tolerancia le es trabajosa. Perenne Excluyente.

Un país de dos estaciones: invierno y verano. Que evade el centro.

El otro yo, que el autor de El nicaragüense hace notar a través de la genialidad del poeta por antonomasia:

(. . .) siempre quiero ser otro,

y en que, dos en mí mismo, triunfa uno de los dos?

Rubén Darío.

Para Cuadra, Rubén expone en el “dos su dramavital”. Una incisión que divide alma-cuerpo; ir-venir, expresar-callar, luchar-resignar. Un dos ondulante y eterno que nos hace mostrar doblez de pensamiento y actuación. ¿De allí el espíritu güegüense acaso?

El nicaragüense es así descubierto sobrio y barroco a la vez. Es escueto y recatado; imaginativo y fantasioso. Es circunspecto, esto lo demuestra en su naturaleza simple y apática ante loexcesivamente engalanado. Pero no desdice si le llaman, y se torna deferente, confianzudo, dicharachero, orador. Su esencia campea en la humildad de su rancho; la sobriedad del hogar pobre; lo puro y noble del calabazo campesino; la discreción de la carreta nicaragüense. PAC acierta al desdoblar la personalidad de todo un pueblo.

Eterno errante, el nica se esfuma. Se desgaja poco a poco. Antes lohacía a través de su mar interior: el Cocibolca. Ahora en tiempos modernos lo hace por cualquier parte o punto ciego de la frontera, sea esta terrestre o aérea. Lo empuja su espíritu odiseíco y la necesidad también, pero tras su ánimo andariego está incrustada la esperanza de algún día retornar al Ítaca.

Conservador y granadino, el autor nada entre las aguas de una nicaraguanidad que partiendodel campo, se pasea por el pueblo centenario y polvoriento hasta llegar a la ciudad típica del pacífico. Nos despliega el rancho campesino y nos estimula a guarecernos en la casa de teja de nuestros barrios. Atiza los rescoldos de entre los tenamastes del fogón y con la complacencia del hombre nicaragüense, casi beduino, con una jícara de tibio o tiste, nos lleva a tertuliar afuera de la casa...
tracking img