El nuevo sistema de justicia penal fundamentos, alcances y perspectivas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 24 (5785 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL NUEVO SISTEMA DE JUSTICIA PENAL
FUNDAMENTOS, ALCANCES Y PERSPECTIVAS

LA NECESIDAD DE UNA REFORMA AL SISTEMA DE JUSTICIA PENAL Y LA POLÍTICA CRIMINAL EN MÉXICO.

EL SISTEMA DE JUSTICIA PENAL EN MEXICO

El 18 de junio de 2008, se publicó en el Diario Oficial de la Federación, el Decreto por el que se reforman los artículos 16, 17, 18, 19, 20, 21 y 22; las fracciones XXI y XXIII delartículo 73; la fracción VII del artículo 115 y la fracción XIII del apartado B del artículo 123, todos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Por su importancia es considerada, de carácter “estructural”, ya que de ella dependerá la viabilidad de nuestro país en los próximos años.
Aún subsisten dudas sobre si esa reforma era necesaria y si la transición a un sistema de justiciapenal de corte acusatorio, adversarial y oral es la solución a la inseguridad que actualmente vivimos.
La sociedad demanda la eficacia de las Instituciones de seguridad y de justicia en el combate a la delincuencia y por otro, exige que esa labor se realice con estricto apego a los derechos fundamentales.
EL CONTEXTO DE LA REFORMA CONSTITUCIONAL.
Nada es tan decisivo para el estilo de una épocajurídica como la concepción del ser humano a la que ésta se orienta.
El estado es la máxima concreción de la idea en la realidad, por lo que éste es la representación más acabada del proceso dialéctico.
Los procesos democratizadores en diversas partes del mundo, así como la preeminencia de un modelo económico de libre mercado han sido las tendencias dominantes de los últimos años.
Se hanproducido cambios en lo económico, político y social, lo cual ha generado un proceso de transición, que nos muestra a un Estado reducido, débil, acotado, en muchas ocasiones supeditado a intereses transnacionales, con la consecuente redefinición no sólo del concepto mismo del Estado, sino también los de soberanía y nación.
La tendencia hacia la adopción de sistemas democráticos de gobierno se haimpuesto sustituyendo modelos autoritarios, la sociedad ha ganado espacios de participación que antes tenían vedados y que se vinculan a una ampliación de los Derechos Humanos más allá de los derechos civiles, políticos y de los derechos sociales.
Se puede hablar de tres etapas que abarcan este proceso; en un primer momento, que va desde la justificación basada en una concepción divina, supranatural, enla que los designios de la comunidad eran marcados por el intermediario entre ésta y la deidad en la que, el individuo no contaba o contaba poco, las leyes tenían un fundamento metafísico, abstracto, el poder estaba en una persona o grupo. En un segundo momento, se observa la organización social, el sedentarismo, derivado del mayor aprovechamiento de la tierra, mayor cohesión al grupo social, lasLeyes son los mandatos del rey, se desarrolla la conciencia de pertenencia a una comunidad. En una tercera etapa, el poder ya no puede devenir de un origen divino, sino de los hombres, el individuo cobra rostro e identidad propia, la voluntad individual sirve para construir la voluntad general sobre la que se asienta el fundamento jurídico.
No sólo el Estado y la sociedad han cambiado, tambiénla delincuencia. La criminalidad se ha desbordado en las últimas décadas como consecuencia de un Estado débil. La delincuencia organizada, el narcotráfico o el terrorismo, suponen verdaderos desafíos para mantener el control social, la estabilidad y la paz, debido a que su actuación tampoco conoce fronteras. Sin seguridad y justicia en el amplio sentido de la palabra, no puede aspirarse a losniveles de desarrollo que el país y la sociedad demandan. La respuesta Institucional del Estado ante este reto a través de su sistema de justicia penal es pobre y desarticulado. Contamos con un sistema de procuración de justicia burocratizado, asfixiado por un modelo de investigación anacrónico, sin un perfil adecuado para el desarrollo de la función ministerial. Tenemos un sistema de impartición de...
tracking img