El oculto poder del alma.pdf

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 104 (25836 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto


El Oculto Poder del Alma

Por Watchman Nee 
¿Quién,  en  el  ambiente  cristiano,  no  conoce  y  respeta  a  Watchman  Nee?  ¿Quién  no  ha  aprendido, a partir de sus tres tomos de “ El Hombre Espiritual” , a definir entre el espíritu, el alma  y el cuerpo?  Tal como él mismo lo explica en este trabajo, lo que vas a leer lo ha visto muy poca gente. Y de toda esa gente, supongo que muchos hubieran preferido no verlo. Esto literalmente “ te vuela  la cabeza” , porque te deja claramente visible que en muchas ocasiones hemos sido víctimas de  engaños muy graves. Y creyendo que venía de Dios…  Tu alma no es algo nefasto ni pasible de desechar. Dios te construyó así y Él sabe muy bien  como es esa parte de tu ser. Sin embargo, será necesario que leas esto y lo entiendas bien, para que de aquí en más comiences a caminar realmente como Dios quiere: por el espíritu… 
­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­ 

En  1924,  cuando  llamé  por  primera  vez  la  atención  de  los  hijos  de  Dios  sobre  la  división  del  espíritu y el alma, varios hermanos bien relacionados pensaron que era sólo un juego de palabras sin grande significado.  Ellos no pudieron ver que nuestro conflicto no está relacionado con la palabra, sino  más bien con lo que está detrás de ella.  El  espíritu  y  el  alma  son  dos  órganos  totalmente  diferentes:  uno  pertenece  a  Dios  y  el  otro  al  hombre.  Sean cuales fueren los nombres que les demos, la distinción de los mismos en sustancia es completa.  El peligro del creyente está en confundir el espíritu con el alma y el alma con el espíritu, y en  consecuencia ser engañado, aceptando las falsificaciones de los espíritus malignos, alterando la obra de  Dios. 

Independientemente de lo que luego va a sorprendernos este extraordinario hombre de Dios  con  todo  lo  que  al  respecto  nos  va  a  descubrir,  ya  mismo  hay  que  otorgarle  razón  total  en  su afirmación: millones de cristianos andan confundidos entre lo espiritual y lo almático.  ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­ 
Originalmente,  la  intención  era  escribir  esta  serie  de  artículos  inmediatamente  después  de  concluido en 1928 “El Hombre Espiritual”, pero por motivo de la debilidad física y el pesado encargo de  otros servicios, sólo fui capaz de publicarlos en la última edición de la revista Despertar.  En respuesta a las solicitudes de sus lectores, publico ahora este pequeño librito.  La  mayor  ventaja  en  conocer  la  diferencia  entre  el  alma  y  el  espíritu  está  en  la  percepción  del  poder  latente  del  alma  y  el  entendimiento  de  su  falsificación  del  poder  del  Espíritu  Santo.    Tal  conocimiento no es teórico sino práctico, para ayudar a las personas a andar en el camino de Dios. Aquí hay otra enorme y contundente verdad que no podemos dejar pasar porque será, a lo





largo de todo este trabajo, un elemento vital para su entendimiento y puesta por obra: el sentido  práctico por encima del teórico al cual tan afectos suelen ser los teólogos.  ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­­ 
La pasada  noche  yo estaba  leyendo  lo  que dijo cierta  vez  F.  B. Meyer  en una  reunión, un poco  antes de su partida de la tierra.  Aquí está un aparte de lo que él dijo: “Este es un hecho sublime, que  nunca hubo tanto espiritualismo fuera de la Iglesia de Cristo como lo vemos hoy. ¿No es un hecho que  en las áreas inferiores de nuestra naturaleza humana el estímulo del alma es bastante predominante? Hoy en día la atmósfera está tan cargada con la conmoción de todos los tipos de imitación, que el  Señor parece estar llamando a la Iglesia a un nivel más alto”.   (En vista de que la cita original no pudo  ser  encontrada,  esta  porción  ha  sido  traducida  libremente  del  chino).    La  situación  hoy  es  peligrosa.  Podamos nosotros “examinarlo todo y retener lo bueno” (1 Tesalonicenses 5:21).  Amén. ...
tracking img