El oficio del sociologo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2845 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El título de este trabajo pretende ser un homenaje a un par de obras que influyeron de manera notable entre los estudiantes de sociología de los ya lejanos años setentas.

El libro El oficio del sociólogo nos proponía algo que hoy puede sonar a sentido común pero que fue importante en su momento. La idea principal era que el conocimiento no consiste en descubrir una realidad que está allí y senos muestra de manera nítida, sino que debe ser construida, o mejor aún re-construida desde la óptica de la teoría.
La obra La imaginación sociológica desmitificaba tanto a la gran teoría como a la empírica pura, para erigir a la imaginación sociológica en una virtud indispensable entre quienes pretendían adquirir el oficio de ser sociólogos.

En el presente texto el autor defiende la utilidadde concebir a la sociología como un oficio cuya principal característica es la imaginación: la imaginación sociológica. Entiendo dicho oficio como la suma de capacidades intelectuales que habilitan una manera de colocarse frente a la realidad para dar cuenta de ella, que esgrimen una “mirada sociológica” sobre el mundo o, mejor aún, sobre los mundos sociales e históricos. No es suficiente, paraposeer dicha visión, haber alcanzado los grados académicos que acreditan al sociólogo, ni tampoco la especialización en una temática o una larga experiencia en investigación. Dicha mirada puede fundarse en tres imperativos interrelacionados que exploro a continuación. Estos son: a) la desfamiliarización de lo familiar; b) la construcción y re-construcción de la teoría; c) la historicidad del mundosocial.

Esta fuera de los alcances de este breve escrito analizar de manera detallada el proceso de institucionalización de la sociología. En todo caso, podemos señalar que una de las preguntas más incómodas que se le pueden formular a un sociólogo o a un aprendiz de sociología sigue siendo: ¿qué es la sociología? Dicha pregunta suele acompañarse de otra que plantea aún mayores dificultades:¿para qué sirve la sociología?

La respuesta a las preguntas anteriores es problemática porque la sociología, ciertamente, no es susceptible de ser definida de manera rápida y mucho menos de forma definitiva. Además, dicha respuesta suele ubicarse en diferentes espacios de conflicto y de negociación sobre lo que debe entenderse por conocimiento sociológico.
El primero recupera la antigua yobstinada discusión sobre el estatuto científico de la sociología; otro debate se centra en la amalgama e hibridación de métodos y teorías de las diversas disciplinas sociales y una tercera polémica alude a la posibilidad o imposibilidad de contar con teorías omnicomprensivas de validez universal.

En torno al primer debate me adscribo a la postura de que la idea de que la sociología no es tanto unaciencia inmadura incapaz de postular leyes generales de lo social, cuanto una disciplina encaminada a hacer inteligible lo social, da cuenta de la historicidad de lo real. Distingue radicalmente a los fenómenos sociales de los objetos estudiados por las ciencias llamadas “duras”4. La sociología, además, puede ser vista como una “forma de autoconciencia científica de la realidad social”, en la cual elobjeto y el sujeto están, como en ninguna otra ciencia o disciplina, profundamente imbricados.

No hay una sociología, lo que existe son tradiciones sociológicas que pueden diferenciarse a partir de los tres grandes clásicos comúnmente reconocidos, Durkheim, Weber, Marx (que fundan las tradiciones explicativa, comprensiva y dialéctica respectivamente).
Hay, entre los sociólogos, quienes seadscriben a un enfoque particular: la fenomenología, la hermenéutica, el interaccionismo simbólico, la sociobiología, etc. Otros privilegian, en su identidad como sociólogos, perspectivas epistemológicas en pugna y se definen, así, como constructivistas, relativistas, posmodernos. Hay quienes abrevan de múltiples fuentes; hay quienes retornan a los clásicos; hay quienes redescubren a otros autores...
tracking img