El origen de la familia propiedad privada y el estado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 305 (76060 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 26 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ORIGEN DE LA FAMILIA, LA PROPIEDAD PRIVADA Y EL ESTADO

Federico Engels

Fundación Federico Engels

Colección Clásicos del Marxismo

Primera edición: septiembre 2006

© 2006, Fundación Federico Engels

ISBN: 84-96276-17-1 Depósito Legal: M-51421-2006
IMPRESO EN ESPAÑA

- PRINTED IN SPAIN

Publicado y distribuido por la Fundación Federico Engels C/ Hermanos del Moral 33, bajo28019 Madrid Teléfono: 914 283 870 · Fax: 914 283 871 E-mail: fundacion_federico@engels.org · Web: www.engels.org

ÍNDICE

Nota de los editores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Prefacio del autor a la primera edición (1884) . . . . . . . . . . Prefacio del autor a la cuarta edición (1891) . . . . . . . . . . . I. Estadios prehistóricos de cultura . . . . . . . .. . . . . . . . . . . 1. Salvajismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. Barbarie . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . II. La familia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1. La familia consanguínea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2. La familia punalúa . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . 3. La familia sindiásmica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4. La familia monogámica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . III. La gens iroquesa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . IV. La gens griega . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . V. La génesis del Estado ateniense . . . .. . . . . . . . . . . . . . . VI. La gens y el Estado en Roma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . VII. La gens entre los celtas y los germanos . . . . . . . . . . . VIII. La formación del Estado de los germanos . . . . . . . . IX. Barbarie y civilización . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Apéndice. Un caso recién descubierto de matrimonio por grupos (1892) . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

7 11 15 29 29 31 37 45 46 53 68 91 109 117 129 141 157 171 193 199

Nota de los editores

En los últimos años hemos asistido a un espectáculo de pertinaz reacción oscurantista de la mano de la Iglesia católica y de los nuevos portavoces delintegrismo religioso en el frente político. Bush, Aznar y otros similares, han protagonizado una vuelta a los hediondos pozos de la ideología más conservadora, del misticismo y la superstición. En pleno siglo XXI, cuando la ciencia ha conquistado cumbres extraordinarias que podrían extender el bienestar al conjunto de la humanidad, los defensores de la economía de mercado se atrincheran en la filosofíadel dogma puritano para defender sus privilegios. Toda la metralla respecto a la familia, la religión, el origen divino del hombre, la ley sagrada de la propiedad y los tópicos más rancios se dispara a discreción desde púlpitos, medios de comunicación y tribunas docentes gracias a estos nuevos inquisidores. En el caso del Estado español, la jerarquía eclesiástica ha desempolvado la pancarta endefensa de “la familia” y ha sacado sus huestes a la calle. La historia, esa misma historia que tan cínicamente dicen “ha de ser superada”, se reproduce con los mismos actores. Toda la reacción de los años treinta, agazapada tras el bloque de aristócratas terratenientes, burgueses, mandos militares, periodistas a sueldo y, por supuesto, obispos y cardenales ha reaparecido manoseando los mismoseslóganes. Uno de los ejes de su discurso —aderezado ¡qué menos! por la Santa Madre Iglesia con la retahíla de tópicos apocalípticos de costumbre: la destrucción de la sociedad, el incesto entre padres e hijos, etc.— es que solamente hay un modelo de familia, el matrimonio cristiano, que además es inmutable porque se funda en la moral eterna que Dios dio al hombre cuando lo creó. Pero en contra de lo...
tracking img