El origen del hombre segun los griegos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (701 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El origen del hombre
Según los griegos

En tiempos muy remotos, sobre la tierra solo existían Dioses inmortales.

Zeus, Dios supremo del Olimpo griego, que fue hijo y sucesor de Cronos, a quienle usurpo el liderazgo después de sucesivas victorias; representaba al poder y el orden cósmico aunque sin embargo estaba sujeto a Hado, su propio hijo, que fue salvado por su madre Rea de serdevorado por su padre.

Hado constituye en el símbolo del destino y la fatalidad y para los filósofos antiguos representa la serie y orden de causas encadenadas unas con otras que necesariamente producenun efecto.

En ese mundo de solo divinidades inmortales, los Dioses desearon crear seres para poblar la Tierra. Una vez decidida tal idea, Zeus encargo a los hijos de titán Jápeto que dotaran degracias y fuerzas a las criaturas terrenales.

Fue Epimeteo quien rogo a su hermano Prometeo que le permitiera repartir los dones entre los seres terrenales.

Epimeteo dio a cada animal un don, labelleza a uno, a otro potencia, a otro la velocidad, a otro la corpulencia, a otro la sagacidad, etc.… según su criterio de convivencia.
Careciendo de la sabiduría de su hermano Prometeo dio todoslos dones a los animales dejando al hombre para lo último, quedando de esta forma el ser humano desnudo, indefenso y desarmado.
Fue entonces cuando Prometeo, el amigo del hombre, viendo la injusticiaque se había cometido, tratando de corregir el error y robándole la sabiduría a la Diosa Atenea, concedió al hombre la lógica.

Prometeo tomó al género humano bajo su protección y robó el fuego aHefesto regalándoselo al hombre para que se calentara y pudiera vivir mejor, y le enseñó todo lo que sabía.

Pero Zeus, al enterarse de los dones otorgados al hombre que le permitían parecerse a losDioses, lleno de ira, arrojó rayos y relámpagos y castigó a Prometeo duramente encadenándolo en el monte Cáucaso, en los límites del Universo.
Allí todas las mañanas un águila le roía el hígado, que...
tracking img