El pais del miedo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (357 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Quien sabe como liberar al dragón.

Érase una vez un dragón atrapado en las páginas de un cuento viejo.
Más solo que la una estaba. Solo él y su cueva. Nadie más. Ni el sol de día, ni la luna denoche. Ni gente, ni otros dragones que le hicieran compañía. Ni nubes, ni lluvia, ni viento, ni nada de nada. El dragón saltaba de una página a otra, como el que salta de un prado al prado de allado, entre la niebla. Pero no encontraba a nadie. Todos se habían marchado hacía mucho tiempo de ese cuento. De vez en
cuando, tenía suerte y encontraba un zapato perdido, abandonado en el rincón dealguna página. Y el dragón pensaba: «Debió de pertenecer a algún campesino». O encontraba un lazo rosado, sucio y medio roto. «Debió de pertenecer a alguna muchacha », se decía el dragón. Pero, apartede esas pequeñas cosillas insignificantes, nadie le acompañaba en sus larguísimos días. Hubo un tiempo en el que el cuento estuvo lleno de historias y dibujos preciosos: hermosas montañas,pueblosentrañables, cielos azulísimos, bosques sombríos, lagos cristalinos...
–¡Ay, aquellos tiempos felices! –se lamentaba el dragón cuando recordaba por las noches. Y es que por las noches al dragón leentraba la nostalgia... La nostalgia es el deseo de que las cosas vuelvan a ser como siempre fueron. Y todas las noches, el dragón deseaba que las páginas de aquel cuento volvieran a llenarse de personajes,de letras, de dibujos hermosos, y contaran juntos una historia. Como antes. Pero sabía que eso era imposible. Porque el tiempo... ¡nunca vuelve hacia atrás! Y entonces, esa nostalgia se le enredabaen su enorme corazón de dragón, como una hiedra venenosa, ahogándolo de pena. Y el dragón, resoplando soledad en la entrada de su cueva, recordaba... Recordaba su propia historia de dragón terrible...Era la suya una historia típica de dragones: con su Caballero Valiente, con los campesinos miedosos y brutos, con un niño amante de los dragones… ¡y hasta con un hada! Era... ¡era su historia! Y...
tracking img