El papel de la madre en la vida cotidiana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (581 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuenta una leyenda que a un angelito que estaba en el cielo, le tocó su turno de nacer como niño y le dijo un día a Dios:

- Me dicen que me vas a enviar mañana a la tierra. ¿Pero, cómo vivir? tanpequeño e indefenso como soy.

- Entre muchos ángeles escogí uno para ti, que te está esperando y que te cuidará.

- Pero dime, aquí en el cielo no hago más que cantar y sonreír, eso basta paraser feliz.

- Tu ángel te cantará, te sonreirá todos los días y tú sentirás su amor y serás feliz.

- ¿Y cómo entender lo que la gente me hable, si no conozco el extraño idioma que hablan loshombres?

- Tu ángel te dirá las palabras más dulces y más tiernas que puedas escuchar y con mucha paciencia y con cariño te enseñará a hablar.

- ¿Y qué haré cuando quiera hablar contigo?

- Tuángel te juntará las manitas te enseñará a orar y podrás hablarme.

- He oído que en la tierra hay hombres malos. ¿Quién me defenderá?

- Tu ángel te defenderá más aún a costa de su propia vida.

-Pero estaré siempre triste porque no te veré más Señor.

- Tu ángel te hablará siempre de mí y te enseñará el camino para que regreses a mi presencia, aunque yo siempre estaré a tu lado.

En eseinstante, una gran paz reinaba en el cielo pero ya se oían voces terrestres, y el niño presuroso repetía con lágrimas en sus ojitos sollozando...

-¡Dios mío, si ya me voy dime su nombre!. ¿Cómo sellama mi ángel?

- Su nombre no importa, tu le dirás: mamá .

Emiliano Montalvo Vásquez 2º. “C” Primaria
CUENTO: EL PEQUEÑO JOE
Era un perro de tamaño mediano, que tenía por dueño a unjovencito de apenas ocho años.
El perrito se llamaba Joe y al oír su nombre, movía la cola y miraba hacia quien lo llamaba.
Su dueño se llamaba Federico y quería mucho a su compañero de juegos y deexploraciones por el parque cercano y al cual iban cuando su mamá lo permitía.
Joe había aprendido a traerle a Federico sus libros, cuadernos y lápices que tomaba delicadamente con su boca, valiéndose...
tracking img