El papel del maestro en la pedagogia civica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1768 palabras )
  • Descarga(s) : 11
  • Publicado : 15 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El papel del maestro en la formación de lo público
Intervención hecha en Agosto de 1988, durante la graduación de los estudiantes de pregrado de la Facultad de Educación de la Universidad de Antioquia.
Jesús Alberto Echeverry
El objeto de la presente reflexión busca articular la historia de la práctica pedagógica del maestro con la situación de crisis que vive el país en el presente.
Partamosde un dato del presente, ¿cómo crecen los niños en los barrios populares de Medellín? o mejor ¿Existen aún los niños en los barrios populares de Medellín? Niños en el sentido de que se habla de ellos en la pedagogía y la psicología.
Los rumores. El viento en ocasiones, las investigaciones y las habladurías, nos informan de las aceleradas transformaciones de la infancia.
Blanca Nieves ha muertoy los enanos se han vuelto pistoleros.
Ya los niños no sueñan con ser bomberos, policías, médicos o astronautas... ellos sueñan con ser jefes de bandas y herir con sus raudos vehículos el corazón de la ciudad... No están solos los niños en sus sueños, sectores muy importantes de nuestra sociedad, han hecho de la muerte un catalizador de la riqueza.
Los enanos no tienen casa. Se derrumbó la casadel ser, del lenguaje, y los enanos, son sólo puntitos en la pantalla de la TV. No hay casa, no hay territorio, recordemos la definición del criminal que nos da Luckas: criminal es un hombre que no tiene un lugar donde pensar.
El contrato social se ha debilitado. Los lazos de solidaridad son inexistentes; recordemos la matanza del restaurante Poseto en Bogotá: ¿Qué hizo posible que el asesinorecargara su arma seis veces, en un restaurante donde había casi 30 personas? La insolidaridad. Todos pensaron que el vecino de mesa acababa de ser ajusticiado por guerrillero, narcotraficante o infiel a cualquier marido ofendido...; para los muertos de aquella noche lo humano les fue siempre ajeno.
Me gustaría que esta disertación recogiese el amor de mis estudiantes. Empiezo, pues, estadisertación sólo con un objeto, volver a sentir el amor que siempre les he tenido y recordar ahora aquellos días de amistad que hicieron de nuestra vida los momentos más dulces.
Estas notas están dirigidas a aquellos que nos han acompañado en los días de destierro.
Hoy, en el mundo es más fácil encontrar un intelectual que tener un amigo, y yo quiero primero un amigo. Es verdad que venero también alintelectual, pero primero un amigo. Los intelectuales de hoy son primero intelectuales y luego, siguen siendo intelectuales, olvidando al amigo. Razón tenía Michel Foucault cuando señalaba que el sexo se había vuelto algo aburrido en Occidente y levantaba la amistad como el valor supremo. En la amistad, los actores son activos al mismo tiempo y bajo la misma especie, en el sexo, uno de los actores debeser penetrado y resulta imposible que ambos sean activos al mismo tiempo.
La patria. Dichoso el hombre al que una patria floreciente alegra y fortifica el corazón. A nosotros, si alguien nos recuerda la nuestra, es como si nos tirasen a un charco... cuando alguien me llama intelectual, maestro, pedagogo, siento como si acabara de echarme al cuello el collar de un perro. Nuestra amada Colombia.Mestizos, negros, indios y blancos, "vivimos a la lata"; el acoso del Imperio ha hecho de nosotros hombres dispuestos a todo: la inteligencia, la vida, y la muerte. La Colombia que amamos no es un estado, ella es siempre una patria. La patria es siempre otra cosa; ella es lugar de Don Tomás Carrasquilla, de Alejandro López, de Manuel Uribe Angel, de Sebastián Mora, del Negro Restrepo, de José MaríaTriana no hecha de gobiernos y leyes, pero rodeada de gente y amor.
La patria es cielo de hombre, donde se puede ser uno con todo. Es un mundo de cosas, de aire, de mar, de belleza, y en especial de juventud, como lo soñó alguna vez Fernando González, el hombre es un Dios cuando sueña, decían los griegos.
Una situación paradójica. Aquí donde vivimos, nos encontramos como presos entre la...
tracking img