El paríso de lucía

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1911 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL PARAÍSO DE LUCÍA
-Estoy cansada de vender mi dignidad en las calles.
Pensaba entre agobiada y entristecida la bella Lucía.
-Voy a probar suerte comprándome una panela para vender minutos donde pueda.
-De todas maneras con mi “profesión” me he acostumbrado a recibir monedas a cuenta gotas, y con ellas he solucionado mis necesidades y las de mi madre, que cree que las mismas, las gano comoservidora de uno de los restaurantes de la ciudad.
-Para principiar, no hay más que tener ganas. Ya conozco lo que significa pelear por posicionarse en un territorio.

En su afán por ubicarse en una buena zona, la rubia jovencita recorrió los más variados sitos de la ciudad.
- Aquí dijo, este es el sitio.
Había llegado a la congestionada Esquina del Movimiento, donde circulan gentes de losmás diversos quehaceres, oficios y ocupaciones.
- Algunos de mis “viejos clientes” también llegarán a convertirse en mis nuevos usuarios.
Por esos días la comunicación satelital, pagada por minutos, era la propia, para realizar toda clase de negocios.
Un día “El Mono” le propuso algo que no entendió. Le dijo - Mija, yo le tengo la plaza apropiada para que venda sus minutos, a más del triple delo que los vende aquí. Pero tendrá que olvidarse de las comodidades de la ciudad, por algún tiempo, o por el tiempo que la vida le defina.
En ese momento, pasó un motociclista y sin mediar palabra levantó al “ Mono” y salió disparado.
Era hora de alzarse del trabajo. La jovencita, apagó las dos panelas, pasó por la tienda comprando el diario para el otro día, como era la costumbre y se dirigióal rancho. Después de mirar los noticieros y las telenovelas se acostó, pensando en la inconclusa propuesta que le había hecho el fornido negociante.

Al otro día, a eso de la diez de la mañana, volvió el “Mono”, quien se demoró más de quince minutos, hablando, quién sabe con quién, le pagó como siempre, y como siempre le dejó una propina.
Lucía, ansiosa porque su cliente le acabara decontar, lo que le había dicho el día anterior, le pregunta
_ ¿Por qué no me acaba de contar sobre el sitio donde me pagarían el triple por las llamadas?
- ¡Ah¡ le dijo: Se llama El Paraíso y está ubicado en la cordillera occidental, al norte del Departamento de Nariño.
Quedó abrumada. Al momento recordó que en su barrio, vive doña Julia, “la Pastusita”, ella sería la indicada para informarlesobre el sitio. En su mente hacía cuentas, sobre cuánto podría ganar, en un día, en un mes, un año pues parecía que empezaba a acariciar el sueño de su vida: ahorrar para poder estudiar.
Llegado el sábado, fue a visitar a doña Julia, quien como siempre, la recibió muy amablemente y después de hablar del ajetreo de la semana, la joven visitante pregunta a su anfitriona. ¿ Doña Julita, usted conoceun pueblito llamado El Paraíso?
-¡Claro que sí! mi niña - respondió, con voz apesadumbrada. - Nosotros somos de allá, y tuvimos que salir, como la mayoría de las familias, por eso del cultivo de la flor maldita y la coca. Dicen que lo único que vale allá es la plata, gánesela como se la gane.
Con esa información, quedó confundida, sin saber qué hacer. Pero para ella lo importante era conseguirla plata, para salir adelante. A los ocho días, después de averiguar sobre los buses que la llevarían al Paraíso, y de convencer a la madre para que se quedara viviendo con la tía Raquel, se embarcó hacia su nuevo destino.
Doce horas de viaje. Llegó al sitio que le habían indicado, alquiló el caballo que la llevaría a su nueva morada. El tramo no fue largo pero si muy hóstil y peligroso,afortunadamente los animales sabían por donde metían las patas. En más de una parte los pararon. Estos son paras, estos son guerrillos, le decía su acompañante, según el sitio donde estaban ubicados.

La lucha en las calles de la ciudad, le habían forjado a la nueva huésped del lejano pueblo cordillerano, un espíritu templado, aunque lleno de sentimientos tiernos, solidarios y esperanzadores.”...
tracking img