El paternalismo educativo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1223 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El paternalismo educativo

Por Tomás Abraham, Diario Perfil, 27/02/2010

Nuevamente antes del comienzo de las clases se hacen anuncios sobre la educación. La educación se ha convertido en una excusa para llevar a cabo una predicación. Educar es un tema pastoral tanto para laicos como para religiosos. Todos están de acuerdo en la “importancia” de la educación. Los funcionarios del Gobiernodicen que invierten el seis por ciento del PBI en el sector y que construyeron setecientas escuelas. Sin embargo, los informes que se puede leer sobre el estado de la cuestión son negativos, por no decir desastrosos.

Pero más allá de los números, quisiera referirme a la ideología dominante que nutre tanto las políticas educativas que ya se han concretado como las que se promete realizar de aquí enmás.

Por lo tanto, no me referiré a la lucha de muchos docentes por mejorar la calidad educativa, de la que sabemos poco porque no tienen voz ni presencia en los medios de comunicación.

El eje del pensamiento educativo prevaleciente, que no sólo se limita a las ideas que al respecto tiene el Gobierno sino que abarca a una buena parte del espectro cultural y político, es el deinclusión-selección. Por eso se llega a la conclusión de que si la deserción en la escuela secundaria llega al cuarenta por ciento es porque no se han encontrado aún los medios para aplicar políticas más inclusivas. Si se compara esta escuela con la de hace décadas, se dice que aquélla era para pocos y ésta quiere ser para todos.

Sin embargo, es absurdo discutir si queremos o no queremos una educación paratodos. Con ese nivel de retórica y de moralina no llegamos a ninguna parte. Aun el más “maltusiano” de los hombres jamás confesará que quiere una educación de elite para pocos y que el resto de los mortales se las arregle como pueda. Todos queremos todo pero primero hay que hacer algo.

La escuela media pública no sólo no es inclusiva sino que es expulsiva. Quienes tienen poder adquisitivo huyen ala enseñanza privada, que no siempre garantiza la buscada excelencia, y los que no lo hacen desertan. Las cifras son elocuentes.

Pero tampoco tiene sentido meter una queja más en el país del lamento ni creer que sólo se trata de retener menores en el aula. Educar no es compadecer. ¡Pobrecitos los chicos!, se conduelen los pedagogos. ¡Pobrecitos los pobres!, comunican los científicos sociales.¡Qué injusta es la falta de justicia!, dicen los políticos. Los chicos no son pobrecitos como quieren nuestros progresistas, que deberían saber que la dignidad de los maestros depende también de una preparación exigente y no sólo de la conmiseración por sus queridas víctimas. Los chicos tampoco son probables asesinos cuando así conviene formatearlos para las entregas periódicas de dosis devenganza. Son seres humanos de corta edad que deben estudiar. Sí, estudiar. Lo que quiere decir aprender.

Y para aprender hay que estudiar. Y estudiar duele. Y no será la primera vez que ciertos dolores son muy lindos, dan grandes recompensas, son esfuerzos alegres. El querer elaborar políticas educativas indoloras porque la vida ya es muy dura, insípidas porque el día a día ya tiene un sabor amargo,toda esta vía de autocompasión y miserabilismo, la energía volcada para aplanar lo que sobresalga, excluir al diferente, ¡sí, al diferente!, no al que no es igual por su sexualidad, su color de piel o su género, la moda ya los protege, sino al que quiere estudiar, quien desea aprender, los docentes que aún se entusiasman con enseñar, los que son curiosos y se quieren enterar de lo que pasa más alláde sus narices, quienes quieren progresar –palabra expulsada de lo políticamente correcto–, todos estos diferentes también tienen el derecho de tener su lugar en el mundo.

¡Qué feo es ser resultadista!, exclaman los democráticos que anuncian que todos merecen diez por venir a la escuela, y el que quiera destacarse debe recordar que si no hay diez para todos antes que nada se debe ser...
tracking img