El paternalismo femenista: siguiendo los pasos de occidente

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1879 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL PATERNALISMO FEMENISTA: siguiendo los pasos de occidente

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, volvió a enredarse ayer y se colocó en el centro de la polémica con unas declaraciones sobre el uso del velo islámico, que causaron indignación en el seno de esta comunidad. "En nuestro país, los hombres árabes o musulmanes pueden vestir al modo occidental porque su cultura no lesexige que lleven ningún símbolo. Las mujeres, sin embargo, llevan vestidos largos que les tapan el cuerpo y también un pañuelo sobre la cabeza que les cubre el cabello". "¿Por qué las mujeres sí y los hombres no?", se preguntó Aído. "No todas las prácticas culturales tienen que ser protegidas y respetadas", añadió, y se mostró contraria con aquellas que "vulneran los derechos humanos y promueven ladesigualdad" entre hombres y mujeres. Abogó, además, por arbitrar los mecanismos necesarios para contribuir a eliminarlas.

EL PAÍS - Madrid - 26/06/2008

Siguiendo a la autora Fatema Mernissi, es curioso escuchar en bocas tan diferentes la misma frase: “El feminismo no nació en los países árabes, es un producto importado de las grandes ciudades de Occidente”. Por un lado estafrase la dice el grupo de los líderes religiosos conservadores árabes y por el otro, el de las feministas “provincianas” occidentales. En ambos casos, el papel de la mujer árabe queda relegado a actor pasivo, sumiso y “medio tonto” según palabras de Fatema, que se supone feliz “en la degradación organizada por el patriarcado y la miseria institucionalizada”. Los intereses del grupo de los líderesreligiosos conservadores árabes son fáciles de entender, pero ¿y el de algunas feministas occidentales?

La reflexión escrita en este ensayo ha surgido a partir de las declaraciones de la Ministra del Igualdad Aído, en las que muestra un gran paternalismo con las mujeres musulmanas, cuando, en todo caso, la decisión en lo que respecta a sus hábitos y costumbres sobre la vestimenta, recaesobre las mujeres, en este caso musulmanas, que, no sólo deben ser protagonistas de su propia vida, sino que tienen voz y la usan, como lo demuestran muchos relatos y artículos.

Creo que deberíamos preocuparnos en buscar espacios donde las voces de las personas que están más invisibilizadas salgan a la luz, en vez de aconsejarles y “reñirles” por lo que hacen con sus vidas. A veces piensoque no pensamos que las mujeres musulmanes sean capaces de “liberarse” y lo que es peor, las presionamos para que “liberen” como lo hemos “hecho” en occidente”, y nos olvidamos de que ¡LAS MUJERES MUSULMANAS HABLAN!

Por otra parte, estas declaraciones de la ministra, dan para otra reflexión. Además del manifiesto paternalismo del feminismo occidental, que nos puede llevar a la vez adenunciar la poca implicación que algunos sectores feministas tienen con mujeres occidentales de clases sociales más bajas, y por otra parte, la ministra volvió a sacar a la luz el polémico tema del pañuelo musulmán.

Si comenzamos con la primera idea, me gustaría resaltar que, de hecho, la palabra ha sido la mejor herramienta que las mujeres musulmanas han encontrado para dirigirse al mundo,para que el mundo les oiga. Escrita o hablada, es igual. La palabra es lo que vale y lo que adquiere un significado relevante cuando proviene de las propias actrices del hecho narrado. Ellas hablan de su pasado, de su presente y sobre todo sueñan con el futuro. Les gustaría que su destino, además de depender de la voluntad de Allah dependiera también de ellas. Sus reivindicaciones son categorizadascomo progresistas, aunque tal vez en realidad no se trate más que de puro humanismo. Valores como los de respeto, igualdad, justicia son los que ellas defienden para sí mismas, probablemente junto con otro tipo de ideales de corte más bien conservador como la familia, la religión, etc. Sea lo que fuere, bienvenido sea. No todas las mujeres musulmanas viven de igual forma el Islam, pero todas sin...
tracking img