El pensamiento de dworkin

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 48 (11882 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Y FILOSOFÍA POLÍTICA EN RONALD DWORKIN
(Comeiraíario al libra de R. DwoirMini «Los derechos en serio», tradraccíóini de María Gmiastavñinio, prólogo de A. CañsamigMa, edl. Ariel,

LUIS PRIETO SANCHIS

1.

LA OBRA DE RONALD DWORKIN. PREMISAS METODOLÓGICAS

La obra de DWORKIN constituye seguramente una de las más sólidas e interesantes aportaciones ofrecidas por el pensamientonorteamericano a la filosofía jurídica y política contemporánea. Es probable que «Taking Rights Seriously» haya suscitado más controversia que adhesiones, pero en cualquier caso no ha sido recibida con indiferencia, y ello incluso comienza a ser cierto fuera del ámbito cultural de lengua inglesa. Su traducción al castellano no viene a descubrirnos la figura intelectual de DWORKIN, que ya era conocida entrenosotros, sino a propiciar su definitiva recepción y, tal vez también, a promover nuevos debates sobre viejos problemas de la reflexión filosófico jurídica. Sin duda, ello es motivo bastante para saludar con agrado la versión de MARTA GUASTAVINO, publicada por Ariel, con un inteligente y sugestivo prólogo del
profesor CALSAMIGLIA.

Comprender y mostrar «Los derechos en serio» con mentalidad dejurista formado en el Derecho continental representa una empresa difícil y comprometida, pues el trabajo de DWORKIN responde a unas preocupaciones y se inscribe en unas polémicas que parecen tener muy poco en común con lo que ha sido la historia de nuestra reflexión jurídica. De un lado, como tantos otros escritores angloamericanos, DWORKIN se muestra perfectamente endogámico o, como dice CARRIÓ,encerrado en pleitos de familia (1); aunque nos hallamos ante «el más importante filósofo del Derecho americano actual» (2), que nadie busque una palabra, ni crítica ni laudatoria, sobre KELSEN, ROSS O BOBBIO, por citar sólo tres puntos de referencia de nuestro saber jurídico. De otra parte, la construcción dworkiana quiere presentarse como contrapunto a algunas doctrinas que, como el utilitarismo,apenas encontraron eco en España, de modo que a veces sus ataques parecen dirigirse a un enemigo para nosotros invisible. Con todo, comprobaremos que las preocupaciones de DWORKIN no nos resultan en modo alguno ajenas.
(1) (2) CARRIÓ, G. R.: Dworkin y el positivismo jurídico, Universidad Nacional Autónoma de México, 1981, p. 7. La opinión es de H A R T , H. L. A.: «El nuevo desafío al positivismojurídico», traducción de F. LAPORTA,
núm. 36, mayo de 1980, p. 4.

L. H I E R R O y J. R. D E P Á R A M O , Sistema

353
Revista Española de Derecho Constitucional Año 5. Núm. 14. Mayo-agosto 1983

LUIS PRIETO SANCHIS

La claridad y el rigor en la distinción de los diversos planos de análisis no es el rasgo más destacado del libro que comentamos. Tal vez porque no representa eldesarrollo de un proyecto definido, sino la recopilación de artículos diversos, escritos a lo largo de un dilatado periodo y donde son frecuentes las repeticiones (3); pero quizá también porque DWORKIN es premeditadamente confuso o, para ser más exactos, porque no desea asumir un principio de rigurosa separación entre aspectos metodológicos, ontológicos y axiológicos, dicho sea en una terminologíafamiliar. Es más, buena parte de los esfuerzos de DWORKIN se dirigen a impugnar la legitimidad de alguna de estas distinciones, básicas en toda aproximación positivista. No obstante, a efectos expositivos, tal vez convenga definir la postura de nuestro autor en relación con alguno de los problemas enunciados. En este sentido, debe advertirse ante todo que nos hallamos frente a un buen ejemplo de esenuevo pensamiento anglosajón que ha logrado superar los escrúpulos y temores en su día sembrados por la filosofía analítica o por el neopositivismo; cuando en España se aprecia un cierto pudor para hablar de moralidad o de justicia, DWORKJN lo hace con perfecta desenvoltura. Se abandona toda discusión acerca de las premisas, condiciones y límites que ha de reunir una teoría ética o de la justicia...
tracking img