El pequeño nicolas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 95 (23583 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El pequeño Nicolás
Sempé / Goscinny

Traducción de Esther Benitez

Ilustraciones de Sempé

Para Henri Amouroux, padrino de este Nicolás

Índice
Un recuerdo que nos gustará..................................... 6 Los cow-boys .......................................................... 17 El Caldo .................................................................. 28 El fútbol................................................................... 39 Vino el inspector ...................................................... 49 Rex ......................................................................... 60 Chocho.................................................................... 71 Un ramo de flores fenómeno.................................... 81 Las notas................................................................ 92 Luisita.................................................................... 102 Ensayamos para el ministro................................... 111 Yo fumo................................................................. 120 Pulgarcito .............................................................. 132 Labici.................................................................... 141 Estoy enfermo ....................................................... 152 Lo pasamos bomba ............................................... 163 Me trato con Agnan ............................................... 173 Al señor Bordenave no le gusta el sol .................... 184 Me voy de casa ..................................................... 195

Un recuerdo que nosgustará
Esta mañana llegamos todos a la escuela muy contentos, porque van a sacar una foto de la clase, que será para nosotros un recuerdo que nos gustará toda la vida, como ha dicho la maestra. También nos dijo que viniéramos muy limpios y bien peinados. Cuando yo entré en el patio del recreo llevaba la cabeza bien llena de brillantina. Todos los compañeros estaban ya allí y la maestra riñéndole aGodofredo, que había venido vestido de marciano. Godofredo tiene un papá muy rico que le compra todos los juguetes que se le antojan. Godofredo le decía a la maestra que quería fotografiarse de marciano, y que si no se iría. El fotógrafo también estaba allí, con su

máquina, y la maestra le dijo que había que acabar pronto, porque si no nos perdíamos la

clase de aritmética. Agnan, que es elprimero de la clase y el ojito derecho de la maestra, dijo que

sería una lástima no tener aritmética, porque a él le gustaba mucho y había hecho bien todos sus problemas. Eudes, un chaval que es muy fuerte, quería darle un puñetazo en la nariz a Agnan, pero Agnan tiene gafas y no se le puede pegar tan a menudo como uno quisiera. La maestra se ha puesto a gritar que éramos insoportables y que sicontinuábamos así no habría foto e iríamos a clase. El fotógrafo, entonces, dijo: —Vamos, vamos, un poco de calma... Sé perfectamente cómo hay que hablar a los niños. Todo saldrá bien. El fotógrafo decidió que debíamos ponernos en tres filas: la primera fila sentada en el suelo; la

segunda, de pie, alrededor de la maestra, que se sentaría en una silla, y la tercera, encima de unas cajas.Realmente el fotógrafo tiene ideas estupendas. Las cajas hubo que buscarlas en el sótano de la escuela. Lo pasamos en grande, porque no hay mucha luz en el sótano y Rufo se había puesto un saco viejo en la cabeza y gritaba: «¡Hu, hu! Soy el fantasma.» Después vimos que llegaba la maestra. No tenía pinta de estar muy contenta, de modo que nos marchamos en seguida con las cajas. El único que se quedó fueRufo. Con su saco, no veía lo que pasaba y continuó gritando: «¡Hu, hu! Soy el fantasma», hasta que la maestra se quitó el saco. Rufo se quedó muy extrañado, mucho. De vuelta al patio, la maestra soltó la oreja de Rufo y se llevó las manos a la cabeza. «¡Pero si estáis completamente negros!», dijo. Era cierto, mientras hacíamos el payaso en el sótano nos habíamos manchado un poco. La maestra no...
tracking img