El perdón cristiano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2137 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un estudio sobre el perdón en todos sus aspectos

El perdon cristiano (Primera parte)
"Perdonándoos unos otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo" (Efesios 4:32).

Hace poco pudimos observar en los medios – televisión, radios y diarios– gesto de perdón cristiano como pocos otros. un En un programa periodístico se enfrentaron dos posturas bien distintas: los padres yfamiliares de Ezequiel Demonty, cristianos evangélicos, y la madre de Diego Peralta, de confesión católica. Algo tenían en común: habían perdido un ser muy querido en manos de la crueldad y el abuso de autoridad. Pero los primeros dijeron: "Los perdonamos y, si se arrepienten, Dios también los perdonará". La segunda, no pudo decir lo mismo; ella sostenía: "Lo perdono, pero quiero que la justicia les dé sumerecido", y pedía la pena de muerte. En esos días, tal vez nos preguntamos: ¿Qué haría yo en esa situación? y ¿hasta qué punto llega el perdón cristiano? Teniendo estas preguntas en mente, investigamos al respecto y encontramos el siguiente estudio. Esperamos que pueda ser de bendición y traiga consuelo a los que tanto sufren, especialmente a la familia Demonty hermanos nuestros en Cristo Jesús.El poder del perdón ¿Cómo puede alguien que ha sido lastimado tan gravemente perdonar con desprendimiento y rapidez? Aparte de Cristo, es casi imposible. "Mas nosotros tenemos la mente de Cristo" (1 Corintios 2:16). El Espíritu Santo mora en nosotros y nos da el poder para hacerlo. Por esa razón los cristianos son capaces de realizar actos sobrehumanos de perdón. Uno de los primeros ejemplos deeste tipo de perdón es el de Esteban, el primer mártir de la iglesia. Mientras estaba siendo apedreado con grandes rocas que batían su cuerpo, rompían sus huesos y le hacían sangrar hasta morir; en medio de esa experiencia traumática halló la fortaleza para orar por sus asesinos. "Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió"(Hechos 7:60). A pesar de la violencia de aquel momento, su muerte fue tan pacífica que las Escrituras lo presentan como si se hubiera quedado tranquilamente dormido. La tendencia natural en tales situaciones sería orar pidiendo venganza. De hecho, la muerte del profeta Zacarías en el Antiguo Testamento plantea un interesante contraste con la muerte de Esteban. Al igual que Esteban, Zacarías fueapedreado, pero nótese la marcada diferencia en su oración de agonía: "Pero ellos hicieron conspiración contra él, y por mandato del rey lo apedrearon hasta matarlo, en el patio de la casa de Jehová. Así el rey Joas no se acordó de la misericordia que Joiada padre de Zacarías había hecho con él, antes mató a su hijo, quien dijo al morir: Jehová lo vea y lo demande" (2 Crónicas 24:21-22). No podemoscondenar a Zacarías por haber orado pidiendo venganza. Él reconoció, por supuesto, que la venganza pertenecía a Dios, y con toda propiedad dejó el asunto en manos de Dios. No puede considerarse como un pecado que haya orado de esta manera. De hecho, en cierto sentido legítimo todos los mártires tienen el derecho de pedir venganza en contra de sus perseguidores. Apocalipsis 6:10 nos da una mirada alotro lado de las cortinas en el drama cósmico. Allí nos enteramos de que el clamor perpetuo de los mártires de todas las épocas es: "¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?" Ciertamente no hay ningún pecado en clamar por justicia de esa manera. Dios sí va a vengar a su pueblo, y cuando su venganza sea administrada finalmente, nadiepodrá quejarse de que sea injusta. De hecho, simplemente nos maravillaremos por la paciencia de Dios al haber esperado tanto tiempo para hacer venganza. Pero por ahora, en la radiante luz del nuevo pacto, mientras se demora la plenitud de la venganza divina y el evangelio está siendo proclamado al mundo, hay una causa más sublime que la venganza por la cual debemos clamar, y es el perdón y la...
tracking img