El perfecto idiota latinoamericano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2307 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Manual del Perfecto Idiota Latinoamericano
RESUMEN

Los veinte años son nuestra edad de la inocencia.
¿Privatizar empresas del Estado? Jamás, gritará nuestro perfecto idiota vibrante de cólera. El economista podría ser un magnífico ministro de Hacienda suyo. Esas sublimes boberías de libre circulación en América Latina son las que este manual recoge de una vez por todas en las páginas quesiguen.
España era la culpable.
El eterno bochinche latinoamericano a que son tan adictos nuestros inquietos idiotas contemporáneos.
Groussac no era un afrancesado, sino un francés en toda la regla. Estados Unidos, ante la mirada nerviosa de América Latina, ya no sólo era un modelo social arquetípico, sino había pasado a ser un activo poder internacional que competía con los ingleses en losmercados económicos y con todas las potencias europeas en el campo militar. Estados Unidos había dejado de ser la admirada república para convertirse en otro imperio.
El capitalismo, sencillamente, era así. Hay dos biografías paralelas de Haya de la Torre que se trenzan de una manera inseparable. La más importante de sus proposiciones fue la siguiente: si en Europa el imperialismo era la última fasedel capitalismo, en América Latina, como revelaba el análisis Espacio-Tiempo-Historia, era la primera. Había que desarrollar a América Latina con la complicidad del imperialismo y por el mismo procedimiento con que se habían desarrollado los Estados Unidos.
Unidad política de América Latina.
Todavía, increíblemente, los hay.
Es América Latina la región de las venas abiertas. El autor seimagina que la América Latina es un cuerpo inerte, desmayado entre el Atlántico y el Pacífico, cuyas vísceras y órganos vitales son sus sierras feraces y sus reservas mineras, mientras Europa (primero) y Estados Unidos (después) son unos vampiros que le chupan la sangre. Algo de esta índole ocurre con Las venas abiertas de América Latina. Lamentablemente, son muchos los idiotas latinoamericanos quecomparten esta visión de suma-cero. La región (América Latina) sigue trabajando de sirvienta. Pero en Uruguay, claro, también hay ricos y pobres. Los insumos, medidos en horas de trabajo, hoy son más baratos que ayer. No hay demasiado que objetar. Siempre hay alguien una empresa, un país, una persona responsable de nuestra suerte. Nos encanta ser ineptos con buena conciencia.
Al no ser la riquezaun recurso o una renta eterna, de nada serviría que repartiésemos la prosperidad de Estados Unidos entre todos los latinoamericanos. Hasta 1989 había lo que llamábamos “fuga de capitales” en América Latina. Hechas las sumas y las restas, el dinero que sacaban nuestros capitalistas era mayor que los dólares que venían de fuera para ser invertidos en América Latina. Resulta que un vistazo rápido alas quinientas empresas más grandes de América Latina constata que mucho menos de la mitad de ellas son extranjeras. Hace unos cinco años nuestro problema no era el capital extranjero sino la falta de capital extranjero. Hoy, hay que lamentar que no haya 100.000 o 200.000 millones de dólares de inversión extranjera. ¿Que muchos dólares son especulativos? Sí, pero son dólares. En esas épocas en quenuestra vulnerabilidad militar y política era bastante mayor frente a las grandes potencias, nuestra capacidad de exportar era, comparativamente hablando, más grande que la actual. Resulta, sin embargo, que Estados Unidos también recibe muchos productos nuestros. La mitad de las exportaciones latinoamericanas van hacia Estados Unidos. ¿En qué quedamos? ¿Queremos que nos compren nuestros productos ono? Es verdad que desde 1991 Estados Unidos exporta más a América Latina que al Japón. La economía latinoamericana, a pesar de ser todavía muy dependiente de las materias primas, se está diversificando.
Hay materias primas latinoamericanas que, más que explotadas, son explotadoras de los ricos. Los déficit comerciales no son, de por sí, una mala cosa. No son las más pobres del mundo, desde...
tracking img