El peronismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2561 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 15 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Martes, 02 de agosto de 2005

INSTITUTO DE FORMACION DOCENTE CONTINUA.

SEMINARIO DE FORMACION DOCENTE

“ESTADO, SOCIEDAD Y EDUCACION
EN LA ARGENTINA DE LA
1era. MITAD DEL SIGLO XX
(1916-1955).”

TITULO DEL ENSAYO:

“EL PERONISMO Y LAS POSIBILADADES

DE SUS LIMITES”

RESPONZABLES DEL ENSAYO:

SILVINA ALICIA SALCEDO.

GLORIA TRUCCO.

DOCENTES RESPONZABLES:

PROF. SERGIO O.ROBIN.

MAG. DANIEL E. YÉPEZ.

Introducción

La llegada de Perón al gobierno (1946), en su rol de presidente electo, dinamizo el reconocimiento social, político, económico, cultural y pedagógico de sectores de la sociedad argentina hasta entonces postergadas: la clase obrera, principalmente y, una naciente burguesía industrial argentina, nueva alternativa de la política económiconacional frente a la decadencia q asomaba al sector agro-exportador. Al tiempo que el obrero en su apoyo incondicional a Perón dinamizo y fortaleció al peronismo en tanto ideología, proceso que empieza a palparse ante la perpleja mirada de: militares, oligarcas, radicales, la iglesia y del mismo Perón, entre otros, aquel día 17 de octubr4e de 1943 que el Times supo titular: “Todo el poder aPerón”[1].
Así, la ideología peronista empieza a surgir como expresión de esta particular dinámica entre el asalariado y su incipiente líder, es una síntesis dialéctica que conjuga: demandas y aspiraciones obreras, un guía de formación militar y discurso civil, dispuesto a satisfacerlas y, un momento histórico político-económico que potencio este encuentro.

Alianzas y divorcios

Con lasfuerzas de Perón y Eva en el poder, los roles políticos y económicos de la clase obrera sufren un cambio cualitativo, que se plasman en la construcción de nuevos sujetos sociales, jurídicos y pedagógicos, respaldados mediante una fuerte presencia estatal, que si bien encara políticamente un proyecto Nacional-personal que tendiente a la enraización y ramificación en el poder, también efectivizaconquistas para una mejora en la calidad de vida del obrero.
Así, no es, a nuestro parecer, inequívoco pensar la política social de Perón en aras de detentar el poder que venia construyendo desde su vida militar en calidad de “...multifuncionario del gobierno saliente...”[2] y que encontró en la débil representatividad político-económico y social que tenia hasta entonces la clase obrera, su caldode cultivo. Pero también supo identificar otras instituciones, en tantos intersticios sociales y políticos, para el mismo fin: la iglesia, que pugnaba por recuperar tradicionales lugares públicos de poder que la secularización le había arrebatado; una burguesía industrial, que desde el 30 ansiaba un espacio económico que le permitiera crecer como grupo de poder dentro del rubro de la incipienteindustrialización nacional, mediante la política de sustitución de importaciones que se impuso por el crac del ´29[3] el cual puso fin a la política económica agro-exportadora nacional; un grupo de militares que veían en Perón a un continuador natural de sus intereses: industrialización, apoyo masivo de la voluntad popular y un cese en el fraude electoral; y un conjunto de disidentes radicales.Por otro lado, se encontraban las fuerzas políticas opositoras al movimiento peronista, un conjunto de actores sociales denominados por Perón como “vende patrias”[4] frase donde cuajaban disímiles tendencias políticas-económicas que no comulgaban con el proyecto político-económico, pero sobre todo social de Perón.
Este sector en resumidas cuentas se conformaba por, la oligarquíaterrateniente pampeana, cabeza de “la política económica agro-exportadora y en el capital extranjero industrial”[5], que en definitiva tenían en común la ansias de recuperar “el lugar” de preponderancia social y política que el obrero entronaba en Perón.

Proyecto peronista: “alpargatas sí, libros no”[6]

Este fue, a grandes rasgos, la situación de enfrentamiento de distintos grupos...
tracking img