El pez trans

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1425 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
1. La coyuntura política por la que atraviesa México, con la elección presidencial como su horizonte inmediato, es vista por algunos como determinada por una dialéctica cuya síntesis electoral, en julio de 2006, puede tener repercusiones que alcancen un rango de significación histórico (por lo menos si se circunscribe a un radio de interpretación de 20 años).
Desde esta perspectiva, hay quienesven el riesgo de una vuelta a un pasado populista, demagógico y autoritario; mientras que otros vislumbran los riesgos de la continuidad de un modelo económico político que ha llevado al país a circunstancias que parecen ya insostenibles. Hay otros que sólo están interesados, según ellos, en que se cumpla el estado de derecho, que se respeten las instituciones y se consolide nuestra «joven eincipiente democracia».
Para otros, de lo que se trata es simplemente de otra sucesión presidencial más, hecha «desde arriba» y en cuyos resultados no habrán de observarse mayores cambios, en donde todo seguirá igual y la clase política mexicana y los grandes intereses económicos seguirán gozando de los mismos privilegios de siempre. Aquí estarían las perspectivas apolíticas (o anti-políticas), lasescépticas o las radicales (anarquistas, las «verdaderas izquierdas», el neozapatismo y su «otra campaña», &c.).
2. Nosotros, por nuestra parte, creemos que, sin perjuicio de conceder distintos grados de verdad a unas y otras posiciones según sea el caso –por lo general, la clase política mexicana, salvo honrosas excepciones, nos parece deleznable o, en todo caso, mediocre, aunque no por esopodemos permitirnos ser apolíticos: «no hay nada más terrible para un hombre bueno que ser gobernado por un hombre peor que él» (Platón, República o de lo justo)–, las elecciones de julio del 2006 están llamadas a jugar un papel decisivo en el futuro inmediato de México.
Y esto es así no ya tanto por la grandeza de una u otra propuesta política, sino por el hecho de que, junto con la intensalucha de poderes fácticos en México que refleja la crisis de descomposición del Estado (por cuanto a su funcionamiento, su estructura y su contenido), las tendencias objetivas dadas tanto a escala continental (asenso al poder de distintas corrientes de izquierda en América Latina como crítica a la economía política del neoliberalismo; crisis migratoria sin precedentes en Estados Unidos; &c.), comomundial (crisis ideológica general; el imperio americano en expansión como abanderado de la democracia, la libertad y los derechos humanos; la amenaza geopolítica de China; crisis política de y en la Unión Europea; crisis geopolítica en Medio Oriente; &c.), ofrecen las coordenadas históricas de una dialéctica política que desborda ya los estrictos límites del «recinto nacional».
3. A la luzde estas consideraciones, creemos que las posibilidades de un discernimiento público en el que puedan verse las claves políticas decisivas de lo que aquí está en juego (en el contexto expuesto), están prácticamente anuladas por los medios masivos de comunicación: ni los debates de candidatos, ni las primeras planas, ni las encuestas, ni los sondeos en línea, ni los chistes, ni los cómicos, ni lasparodias, por razones de diversa índole (aunque, en todo caso, siempre políticas) ofrecen, ya sea en conjunto o de manera aislada, los criterios políticos que con un mínimo de rigor permitan a los ciudadanos formase juicios definidos y consistentes.
Esta oscuridad y confusión, acaso fabricadas deliberadamente, hace que las discusiones políticas de la ciudadanía se desvíen o acojan a criteriosabsurdos, simples y groseros, muchas veces con la provocación de los propios políticos: muletillas que se toman de los discursos de candidatos y que son repetidas miles de veces; imágenes desafortunadas o bochornosas de alguna figura política; repetición de vituperios de todo tipo; &c., criterios que también sean acaso sociológicos, pero nunca políticos o históricos.
Consideramos entonces...
tracking img