El placer del arte

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 25 (6112 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
MATERIAL DIDÁCTICO
Arq. Mario Pérez Rosas

El placer
Previo a cualquier discurso sobre el arte es el tema del "placer" porque es, o debería ser, el principal factor de la experiencia artístico-estética. El placer, reducido. a las expresiones "me gusta" y "no me gusta", parece tener un valor elemental indiscutible, tal como expresa de forma simplista el aforismo de gustibus non estdisputandum. Pero no es así. El concepto de placer es uno de los más ricos y complejos, ya que implica aserciones filosóficas, psicológicas, estéticas y un campo muy amplio de "aficiones"; basta pensar que el placer y el dolor constituyen las tonalidades fundamentales de cualquier tipo o forma de "emoción". Definir etimológicamente el término placer
La asociación de los dos adjetivos artístico/estéticoimpone una aclaración metodológica útil para la lectura de la arquitectura. Aquí figurarán los términos: "estética" para denotar la parte de la filosofía que tiene como objeto el arte; "artístico" como adjetivo relativo a las artes; "estético" como atributo tanto de la estética como del placer naturalista, según el contexto en que aparezca. De todos modos conviene especificar: estos dos adjetivos serelacionan con otro binomio que recorre este ensayo, la categoría de lo estético y la de lo artístico. Con la primera se entiende una expresión referente a algo, principalmente natural, que proporciona placer: la belleza de la persona, de la naturaleza, de los gestos espontáneos, de la simpatía que nos inspiran seres humanos y objetos. Con la categoría de lo artístico' en cambio, se entiende algo,principalmente artificial, que sea apreciable aunque no procure placer en sentido natural, sino que -como suele decirse- induce a la reflexión ya la admiración. En otras palabras, cualquiera puede acceder al placer estético, con independencia de su nivel cultural, porque corresponde justamente a una fruición (placer) natural. Por el contrario, al placer artístico sólo pueden acceder los quetienen una preparación cultural, los que conocen las "reglas del juego", las normas y los paradigmas con los que contemplar el arte. Hay que admitir, asimismo, que también dentro del placer que proporciona el arte, existe el problema de lo estético y de lo artístico. De hecho puede haber obras dotadas de una parte naturalista que susciten el goce estético y a la vez otras, generalmente alejadas de lanaturaleza o que representan temas desagradables, que niegan dicho placer concediendo sólo el artístico. Por supuesto, como distinción no es separación, el placer artístico no es incompatible con el estético; al contrario, el objetivo al que tiende es la reducción del placer natural al cultural y viceversa, alimentar el placer natural con algunos principios propios del artístico.
En la historiade la estética, el intento de unificar los dos tipos de fruición fue abordado por la teoría del Einfühlung (de ein "en" + fühlen "sentir", término que puede traducirse como "sentir juntos", simpatía simbólica, consenso). Esta teoría, al plantearse el problema psicológico de por qué somos atraídos o repelidos por un fenómeno natural o por un objeto de arte, avanzaba la interpretación según la cualsería el objeto el que posee en sí mismo una cualidad que nos proporciona placer; a esta primera se oponía una segunda interpretación: somos nosotros los que conferimos al objeto esa cualidad que lo hace agradable. A las dos respuestas, ambas insatisfactorias, se añadía una tercera acogida luego unánimemente por la crítica: el placer no sólo depende de lo que caracteriza al objeto, ni sólo de loque le atribuye la persona, sino de una afinidad entre el sujeto y el objeto, conclusión expresada por la proposición: "nada actúa sólo por sí mismo sino en base a lo afín que hay en nosotros".
Al placer del arte está unido otro aforismo, el de lo "útil y deleitable". Los dos términos resultaban poco conciliables desde la antigüedad. Horacio en el Ars poetica intenta su unión: “Los poetas...
tracking img