El poder de los discursos en la historia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2076 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL PODER DE LOS DISCURSOS EN LA HISTORIA

Es increíble el poder de constreñimiento que tienen los discursos sobre las masas. Un discurso, en un momento dado, puede servir para legitimar ciertas prácticas políticas que a veces no son justas. Y a pesar de no ser justas se convierten en legítimas y en muchas ocasiones válidas. Porque el pueblo ingenuo y poco analítico se deja convencer a travésde los discursos.

La real academia de la lengua define discurso como “un escrito o tratado de no mucha extensión, en que se discurre sobre una materia para enseñar o persuadir.” Pero quién y a quién se persuade, para qué se persuade, y acerca de qué persuade. La historia nos regala claros ejemplos que permiten responder a dichos interrogantes. Primero podemos ubicarnos en los siglos XV y XVI,época de auge del absolutismo. Luego está también la época en que el recurso al sermón constitucionalista llevó al poder a la burguesía, se trata del siglo XVIII. Son dos épocas que plantean cambios en el pensamiento general, cambios en paradigmas sociales, cambios de intereses.

En este corto escrito, voy a tratar de desglosar algunos aspectos relevantes de las épocas citadas, ello con el fin demostrar como el recurso al discurso proporciona el poder de movilizar las masas en torno a un pensamiento o una acción que les permite a los que detentan el poder legitimar sus prácticas.

No pretendo calificar cada discurso en particular, ni juzgar como bueno o malo el género discursivo como tal, primero, porque no estoy autorizada para ello y segundo, porque no es importante en el estudioque me ocupa. Lo que pretendo es mostrar la ingenuidad del pueblo. Quiero mostrar como con tanta facilidad los que detentan el poder hacen, determinadas prácticas que atropellan al vulgo y simplemente con un discurso le hacen entender que sus prácticas son adecuadas, cuando no necesariamente es así. Y las masas con su poca y basta capacidad de raciocinio simplemente dan por cierto lo que les dicen.Voy a analizar aspectos de las épocas que al principio del texto cité, y en ese análisis tengo que ubicar determinadas formas de poder y determinados discursos que permitieron legitimar distintas prácticas. Así, examinando las prácticas y los respectivos discursos que las legitiman, llegaré hasta el razonamiento que permitió legitimar el liberalismo. Mostraré como la llegada a este no fue másque una maniobra discursiva que le permitió a la burguesía tomarse el poder “sin ensuciarse las manos”.

Según una teoría religiosa del absolutismo, Dios era quien le otorgaba el poder al monarca, es decir, el monarca era un delegado o lugarteniente de Dios en la tierra (otros consideraban que era Dios mismo). Sin duda este era el argumento más fuerte que le otorgaba legitimidad al poderabsolutista. La iglesia en este discurso jugaba un papel muy importante, pues era quien debía difundir el discurso. Sabemos que la iglesia tenía en sus manos las tecnologías de saber: pues era quien manejaba los centros de encierro tipo escuelas; de ese modo ¿Quién más idóneo para difundir el discurso legitimador del poder monárquico? Con ello también se explica la repartición del ejercicio del poderentre la iglesia, el monarca y sus demás delegados, una suerte de alianza que les permitía tener control sobre las masas y legitimar su poder.

La mencionada teoría religiosa del absolutismo también sostenía que el monarca debía velar por la seguridad, la paz, la justicia y la religión, así como también debía huir de toda arbitrariedad. El rey, según esta visión religiosa del absolutismo, erasagrado, de tal modo que no podía atacársele ni nadie podía revelarse a su autoridad, todos debían acatar sus mandatos, salvo alguno que fuese contra Dios. Que conveniente suena ello para el monarca. Argumentos de este tipo le permitían al monarca gobernar sin ningún tipo de perturbación. Le daba un control casi supremo sobre el pueblo.

Aunque bien existía un control imperativo sobre el...
tracking img