El poder de los ex

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 45 (11110 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de febrero de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ENLACE.06_M1_ 3°SEC

ESPAÑOL Lee en siguiente cuento: Los sublevados
1. Era la noche del 30 de enero de 1609: la luna, perdiéndose en el horizonte, apenas alumbraba las blancas nieves del soberbio Pico de Orizaba, conocido entre los naturales con el nombre de Zitlaltepec, y las sombras envolvían la fértil cañada de Aculzingo. 2. Entre aquellas sombras se escuchaba apenas el rumor de losárboles agitados por los vientos de la noche, y el murmullo de los arroyos que bajan por las vertientes de las montañas. 3. Sin embargo, escuchando con atención podía oírse en medio de aquellos ruidos confusos, otros sonidos que no eran producidos ni por los vientos ni por las aguas. 4. Eran voces humanas, era sin duda el ruido que causaba la marcha de un gran grupo de hombres, que caminabanapresuradamente conversando entre sí, y rompiendo las malezas y los arbustos que se oponían a su paso. 5. La marcha de aquellos hombres no se interrumpía, y aquel grupo parecía caminar en dirección del lugar que hoy ocupa la Villa de Córdoba. 6. Cuando los primeros reflejos de la aurora comenzaron a teñir de rosa el espléndido cielo de la costa de Veracruz, el grupo de hombres que se había sentido cruzardurante la noche por la cañada de Orizaba, seguía su camino trepando una encumbrada cuesta. 7. Era una tropa de negros, extrañamente vestidos y armados; llevaban los unos, calzas de seda hechas pedazos; los otros, calzones de escudero con sucias medias y calzas de gamuza; cuál vestía una bordada ropilla de raso, cuál una loba de curial; éste cubría sus desnudas espaldas con un elegante ferreruelo,aquél iba cubierto con un balandrán, el otro abrigado con un justillo estrecho de acuchilladas mangas; el de más allá en un tabardo velludo; aquello parecía una mascarada, y podía asegurarse que aquellos trajes eran los despojos de los pasajeros del camino de México a Veracruz. 8. En cuanto a las armas de aquellos hombres, era curioso observar que había entre ellos flechas y arcos de los aztecas,arcabuces y espadas de los conquistadores, mazas, macanas, hondas, hachas, escopetas, ballestas, puñales, alabardas, y todo en el mayor desorden y en extraordinaria confusión. 9. Al lado de un negro que llevaba marcialmente una gran lanza de caballero al hombro y un carcaj lleno de flechas con su arco a la espalda, caminaba con gran desenfado otro que llevaba a la cintura pendiente de un talabartebordado, una macana, y en la mano un pesado arcabuz de mecha; también aquel armamento parecía el producto de un saqueo parcial. 10. Aquella extraña tropa estaría compuesta de más de cien hombres, y a su cabeza, con todo el aire de un general en jefe, caminaba un negro alto, fornido, de abultadas y toscas facciones, que vestía con alguna más propiedad que los otros, y que estaba también mejor armado,pues mostraba una luciente coraza de acero, ceñía un largo estoque y empuñaba una buena escopeta. 11. Trepando por aquellas escabrosas veredas y atravesando angostos y peligrosos desfiladeros, llegó por fin la tropa a una espaciosa meseta que coronaba una de las más elevadas serranías. 12. Allí estaba situado un campamento de negros, era el cuartel general de todos los esclavos que habían huido dela crueldad de sus amos buscando la libertad que iban a defender con las armas y a costa de sus vidas. 13. La fuerza que llegaba había sido vista desde muy lejos, todo el campamento se había movido, y hombres y mujeres se apresuraban a recibirla. 14. Distinguíase en medio de todos ellos a un negro anciano pero robusto, a quien todos miraban con profundo respeto, y que parecía ser el patriarca deaquella tribu errante. 15. Cuando los recién llegados penetraron al campamento, los soldados se desbandaron sin esperar la orden de su jefe, y se mezclaron entre los grupos de los que los aguardaban, y sólo el que había venido a la cabeza se dirigió en busca del anciano. 16. —Buenos días, Francisco —dijo el anciano tendiendo al otro su mano con aire paternal. 17. —Dios te guarde, padre Yanga...
tracking img