El político chivo expiatorio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1316 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Un individuo puede influir profundamente en una conciencia colectiva predeterminada, mediante elementos y maquinaciones político-sociales, mediante catalizadores culturales y costumbrista.
Para toda colectividad corresponde un ordenamiento jurídico que, con coerción, pretende mantener la armonía entre individuos, victimizando a los más desprotegidos y seleccionando a individuos quebrantando elprincipio de juzgar por lo que uno haces sino por quién uno es.
Es así que la conciencia colectiva es muy frágil y alienable dependiendo de un líder impositivo, en el sentido subjetivo de implantar cierta ideología que en determinado momento puede adorar a una “ imagen” y en otro inmediato “recriminarlo” por una mínima falla conductual o desajuste en la percepción local “común.
Los caudillos sonnecesarios para justificar, la victoria o culpabilidad de los cambios políticos.
Investigar y encontrar las variables en los fenómenos sociales posibles que van a apoyar o rechazar a un líder brotado desde abajo apoyado sigilosa y secretamente por poderes del Alto mando estatal.
Buscando siempre los gobiernos a un chivo expiatorio que pueda ser el causante de un determinado resultado , vaya aser positivo o negativo, el detonador, no el detonante. El catalizador o el gatillo.
Es así que las fuerzas políticas de mayor jerarquía, utilizan a determinado individuo para expandir indirectamente por interpuesta persona ciertas conductas, ideologías y tendencias socio-político-culturales, lo utilizan como “chivo expiatorio” deslindándose de un posible fracaso o rebalse de dicho movimiento
Esasí que se evidencia un líder aparente, es decir un cabecilla silencioso, un líder no reconocido, un colector de masas, que tras bambalinas interactúa y maquina todas las modalidades y reacciones de el grueso de la colectividad cegada por preceptos que en el fondo son falacias, pendiendo de sus hombros una posible victoria de una “ figurilla” política o el fenecimiento de todo un movimiento.La guerra civil española, iniciada con el Alzamiento Nacional de 1936, dio origen a una jefatura política representada por el caudillaje de origen circunstancial, que luego se legalizaría como una forma permanente de ejercicio del mando, sancionada por la creencia de su legitimidad.
«...Lo esencial en ella, según los expositores del tema, es el carisma, es decir, la ejemplaridad persona, la fuerza yla lealtad que concurrían en el Caudillo, y que convertían, según los expositores, su inicial potestad en poder legítimo, es decir, en auctoritas...»
En el régimen autoritario español la figura del caudillo constituye la suprema institución de la jerarquía política, no sólo en el orden de la representación política, sino también en el ejercicio del poder político. Los rasgos que caracterizaban lafigura del Jefe del Estado eran los siguientes:
Exaltación personal del jefe y su identificación con el supuesto destino histórico del pueblo.
Plenitud de poder concentrado en sus manos.
Ausencia de un control institucional de su ejercicio, sólo era responsable ente Dios y la Historia
Según Torcuato Fernández Miranda la suprema magistratura del poder puede presentarse bajo tres modalidades:caudillaje, regencia y monarquía. Las Leyes Fundamentales optan por la primera de estas tres posibilidades jurídicas de encarnación de la Jefatura del Estado. En el caso de España el caudillaje era un título excepcional de autoridad individualizado, y en este sentido irrepetible que descansaba en un derecho de fundación consagrado por una proclamación y una adhesión también excepcionales. De estemodo, al reconocer como no cabe sucesión normal, deben buscarse nuevas formas institucionalizadas, y no restauradas ni reinstauradas de designación o sucesión.
Para tener un pantallazo de la figura de un caudillo desde la escuela europea
en la Historia Argentina del siglo XIX, se llamó caudillos a los distintos jefes de los ejércitos de las provincias argentinas, que combatían entre sí, y en...
tracking img