El presidencialismo cancer de la democracia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1431 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL PRESIDENCIALISMO, CANCER DE LA DEMOCRACIA
Es sabido que hay dos regímenes de gobierno democrático: el parlamentario, de origen británico, y el presidencial o de estilo norteamericano. También es sabido que casi todas las repúblicas del Tercer Mundo son presidencialistas.
     En régimen parlamentario el primer ministro y sus colegas de gabinete son diputados electos por la ciudadanía. Suspoderes están estrictamente limitados, y sus actos son juzgados constantemente, ya que sus opositores les exigen cuentas y los interpelan todas las semanas en el recinto parlamentario, en sesiones televisadas a todo el país.
      Los gobiernos parlamentarios tienen la gran virtud de ser vulnerables, por lo cual deben andarse con cuidado. En efecto, pueden caer de la noche a la mañana por perderun voto de confianza. Este peligro o, mejor dicho, esta oportunidad, se da cada vez que el gobierno es minoritario. Esto ocurre cuando ha subido en virtud de una alianza de partidos, o cuando pierde el apoyo de los partidos que le han ayudado a subir al poder.
     En este caso, el primer ministro puede cambiar de ocupación y de residencia, pero conserva su banca hasta la próxima elección.Semejante cambio transcurre sin que se dispare un solo tiro ni se mande a nadie al destierro, ni siquiera se gaste en una campaña electoral. La única erogación que ocasiona semejante cambio de gobierno podrá ser la redecoración de la residencia del primer ministro.
    (Esto ocurrió en Canadá dos veces en el curso de 8 meses, cuando Pierre Elliott Trudeau, liberal y hombre de mundo, fue derrotado en elParlamento por Joe Clark, conservador y provincial, quien a su vez fue sucedido por su predecesor, saqueado por el mal gusto de su rival. Repintar una residencia oficial cuesta mucho menos que derribar o enjuiciar a un presidente.)
     En régimen presidencial el primer mandatario nombra los ministros que se le antoja, y ellos obran to his pleasure, a su gusto, a espaldas de la opinión públicay sin inquietarse por su futuro politico. El presidente puede vetar cualquier proyecto de ley, y el parlamento no puede exigirles a él ni a sus ministros que comparezcan en cualquier momento ante los representantes del pueblo para dar cuenta de sus actos. Y si se lo permite un parlamento amigo o cobarde, el mandalluvias puede gobernar por decreto. Incluso puede derogar centenares de leyes, como lohizo en un solo día el anterior presidente norteamericano.
     Si comparece y queda en evidencia, al ministro-lacayo nada le pasa. Podrá ser acusado de crímenes de guerra, como ocurrió con John McNamara, Henry Kissinger y Donald Rumsfeld. Pero gozará de la impunidad que le confiere la complicidad con un mandatario casi todopoderoso.
    En resumen, el régimen presidencial es lo más parecido auna autocracia que puede darse en una democracia política. No debiera extrañar, entonces, el que la mayoría de los gobiernos presidencialistas sean dictaduras, o al menos dictablandas.
     Tampoco debiera extrañar el que tantos de esos presidentes y sus ministros saqueen impunemente el tesoro público, incluso en naciones pobrísimas. Este saqueo no siempre implica meter la mano en la cajafuerte. Puede consistir en asignar inmensos trabajos a empresas amigas, a costos fabulosos y sin licitación pública. (Recuérdese los casos de las legendarias empresas Halliburton, Bechtel y Kroll, amigas de George W. Bush y su vice, Dick Cheney.)
     Si el presidente omnipotente es carismático, o si dispone de una buena agencia de imagen pública, o de una eficiente maquinaria de movilización popular,puede generar el personalismo. Este a su vez le permite abusar del poder, como pasó con tantos personajes sin más visión ni competencia que la necesaria para seguir aferrados al poder.
     El presidente omnipotente tiende a ser tomado como modelo. Los jóvenes que quieren triunfar lo copian hasta en sus tics. Si es propenso a la violencia, alienta a los matones. Si es corrupto, propicia el...
tracking img