El principe de maquiavelo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 34 (8370 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ÌNDICE.

INTRODUCCIÒN…………………………………………………………………………………………….2

CAPÌTULO I
DE LAS DISTINTAS CLASES DE PRINCIPADOS Y DE LA FORMA EN QUE SE ADQUIEREN….4

CAPÌTULO IV

POR QUÈ EL REINO DE DARÌO, OCUPADO POR ALEJANDRO, NO SE SUBLEVÒ CONTRA LOS SUCESORES DE ÈSTE DESPUÈS DE SU MUERTE…………………………………………….5

CAPÌTULO VII
DE LOS PRINCIPADOS NUEVOS QUE SE ADQUIEREN CON LAS ARMAS PROPIAS Y EL TALENTOPERSONAL………………………………………………………………………………………6

CAPÌTULO IX

DEL PRINCIPADO CIVIL……………………………………………………………………………………7

CAPÌTULO XII

DE LAS DISTINTAS CLASES DE MILICIAS Y DE LOS SOLDADOS MERCENARIOS………….…8

CAPÌTULO XV.

DE AQUELLAS COSAS POR LAS CUALES LOS HOMBRES Y ESPECIALMENTE LOS PRÌNCIPES, SON ALABADOS O CENSURADOS………………………………………………………9

CAPÌTULO XXII

DE LOS SECRETARIOS DELPRINCIPE……………………………………………………………….12

CAPÌTULO XXV.

DEL PODER DE LA FORTUNA EN LAS COSAS HUMANAS Y DE LOS MEDIOS PARA OPONERSE…………………………………………………………………………………………………13

CONCLUSIÒN………………………………………………………………………………………………14

BIBLIOGRAFÌA……………………………………………………………………………………………..15
INTRODUCCIÓN.

No hay mayor prueba tal vez de la profunda honestidad personal de Nicolás Maquiavelo, quien nunca ocultó supensamiento por nada ni por nadie, como el hecho de que en el libro mismo (Istorie fiorentine) que escribe por encomienda del papa Clemente VII, y que dedica a él humildemente, se exprese con toda claridad, sin reticencia alguna, contra el poder político de la Iglesia.

Nicolás Maquiavelo fue un escritor extraordinariamente fecundo en todos los variados géneros que cultivo. El hombre y sus acciones ypasiones fue le gran tema central en la meditación de Maquiavelo. Se hizo prácticamente tabla rasa de todas sus obras para quedarse solo con el Príncipe, libro breve y claridoso, y por lo mismo de lectura rápida y apasionante, pero ni siquiera en esta obra se tuvo en cuenta todo lo mucho y bueno que contiene. Sin que parezca aún ningún apologista de Maquiavelo, los protestantes, tanantimaquiavelistas como los católicos, se apoderan de el para atribuir a su perniciosa influencia no solo la moral jesuítica, sino en general todo aquello que padecen ello, los protestantes, en las guerras de religión.

En la concepción de Maquiavelo, el Príncipe es el Estado. En cuanto al pueblo, es algo que no ha podido definirse jamás. Como entidad política, es una entidad puramente abstracta. No se sabeexactamente ni dónde comienza ni donde acaba. El adjetivo de soberano aplicado al pueblo es una farsa trágica… Al pueblo no el queda sino un monosílabo para afirmar y obedecer. De buena familia, pero económicamente venida a menos, nadie sino él, por su propio esfuerzo, podía conquistarle el éxito en la vida. “Yo nací pobre y aprendí a sufrir antes que a gozar”. lo nacqui poveroe imparai prima astentare che a godere.

La inteligencia aplicada a las relaciones internacionales se llama diplomacia, y la diplomacia, por tanto era el único paliativo de que podía echar mano, en aquella tremenda situación, la Republica Florentina. Había que llevarla bien con todos, halagando, regateando, entreteniendo, prometiendo y difiriendo, y cuando mas no se pudiera tener la perspicacia necesaria para saberabrazar el partido del mas fuerte y poder así sacar ventaja, o por lo menos subsistir. “El celo de tu casa me comió”, dice el salmista; y a, Maquiavelo, por su parte, lo devoro también el celo del Estado. Con tal de ver algún día erigirse en Italia un Estado grande y fuerte, como los otros que sin cesar la conculcaban y la oprimían lo reparo en los medios conducentes a este fin, y cualesquiera quefuesen, los tuvo no por buenos pero si por necesarios. El pensamiento político de Maquiavelo se contiene principalmente en los Discursos sobre la primera década de Tito Livio y en el Príncipe, las dos obras en las que se asienta su fama como escritor político.

Si queremos entender bien a Maquiavelo debemos entender la supuesta oposición doctrinal que habría entre los Discorsi, el libro de...
tracking img