El principe,nicolas de maquiavelo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 117 (29192 palabras )
  • Descarga(s) : 8
  • Publicado : 5 de octubre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
NICOLÁS MAQUIAVELO AL MAGNIFICO LORENZO DE MÉDECIS Los que desean congraciarse con un príncipe suelen presentd sele con aquello que reputan por más precioso entre lo que poseen, o con lo que juzgan más ha de agradarle; de ahí que se vea que muchas veces le son regalados caballos, armas, telas de oro, pledras preciosas y parecidos adornos dignos de su grandeza. Deseando, pues, presentarme anteVuestra Magnificencia con alglún testimonio de mi sometimiento, no he encontrado entre lo poco que poseo nada que me sea más caro o que tanto estime como el conocimiento de las acciones de los hombres, adquirido gracias a una larga experiencia de las cosas modernas y a un incesante estudio de las antiguas.¹ Acciones que luego de examinar y meditar durante mucho tiempo y con gran seriedad, heencerrado en un corto volumen, que os dirijo. Y aunque juzgo esta obra indigna de Vuestra Magnificencia, no por eso confío menos en que sabréis aceptarla, considerando que no puedo haceros mejor regalo que poneros en condición de poder entender, en brevísimo tiempo, todo cuanto he aprendido en muchos años y a costa de tantos sinsabores y peligros. No he adornado ni hinchado esta obra con cláusulasinterminables, ni con palabras ampulosas y magníficas, ni con cualesquier atractivos o adornos extrinsecos, cual muchos suelen hacer con sus cosas; ² porque he querido, o que nada la honre, o que só1o la variedad de la materia y la gravedad del tema la hagan grata. No quicro que se mire como presuncióne el que un hombre de humilde cuna se atreva a examinar y criticar el gobierno de los príncipes. Porqueasi como aquellos que dibujan un paisaje se colocan en el llano para apreciar mejor los moties y los lugares altos, y para apreciar mejor el llano escalan los montes,³ así para conocer bien la naturaleza de los pueblos hay que ser príncipe, y para conocer la de los príncipes hay que pertenecer al pueblo. Acoja, pues, Vuestra Magnificencia este modesto obsequio con el mismo ánimo con que yo lohago; si lo lee y medita con atención, descubrirá en él un vivísimo deseo mío: el de que Vuestra Magnificencia llegue a la grandeza que el destino y sus virtudes le auguran. Y si Vuestra Magnificencia, desde la cúspide de su altura, vuelve alguna vez la vista hacia este llano, comprenderá cuán inmerecidamente soporto una grande y constante malignidad de la suerte.
1 Las dos escuelas de los grandeshornbres. (Cristina de Suecia.) 2 Como Tácito y Gibbon (G). 3 Con esto empecé y con ello conviene empezar. Se conoce mucho mejor el fondo de los valles cuando se está en la cumbre de la montaña (RC).

EL PRÍNCIPE
Capitulo I DE LAS DISTINTAS CLASES DE PRINCIPADOS Y DE LA FORMA EN QUE SE ADQUIEREN Todos los Estados, todas las dominaciones que han ejercido y ejereen soberanía sobre los hombres, hansido y son repúblicas o principados. Los principados son, o hereditarios, cuando una misma farmilia ha reinado en ellos largo tiempo, o nuevos. Los nuevos, o lo son del todo, como lo fue Milán bajo Francisco Sforza, o son como rniembros agregados al Estado hereditario del príncipe que los adquiere, como es el reino de Nápoles para cl rey de España. Los dominios así adquiridos están acostumbradosa vivir bajo un príncipe o a ser libres; y se adquieren por las armas propias o por las ajenas, por la suerte o por la virtud.

Capitulo II DE LOS PRINCIPADOS HEREDETARIOS Dejaré a un lado el discutir sobre las repúblicas porque ya en otra ocasión lo he hecho extensamente. Me dedicaré solo a los principados, para ir tejiendo la urdimbre de mis opiniones y establecer cómo pueden gobernarse yconservarse tales principados. En primer lugar, me parece que es más fácil conserver un Estado hereditario, acostumbrado a una dinastía, que uno nuevo, ya que basta con no alterar el orden establecido por los príncipes anteriores, y contemporizar después con los cambios que puedan producirse. De tal modo que, si el príncipe es de mediana inteligencia, se mantendrá siempre en su Estado, a menos que...
tracking img