El problema morisco

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 14 (3257 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL PROBLEMA MORISCO
1492 en España, significa el fin del Estado nazarí; pero la población musulmana
vencida que lo ocupaba permanece en su inmensa mayoría sobre su territorio bajo el estatus
mudéjar primero y morisco luego, una vez que se les obliga a convertirse (muy a principios del
siglo XVI). Esta población musulmana (criptoislámica en la etapa morisca) en algunas zonas del
Reinogranadino constituía la práctica totalidad de sus habitantes (Las Alpujarras, Vega de
Granada y Valle de Lecrín, etc.), lo que ha llevado al historiador Bernard Vincent a hablar de
“frontera interior”. Pero una frontera interior que no alude solamente a criterios geográficos sino
también a criterios culturales.
La palabra morisco toma carta de naturaleza en el siglo XVI. Es cierto que antes de esafecha se usó también la palabra morisco para referirse a todo aquello que tenía relación con “lo
moro”. Pero cuando nace el término morisco tal y como lo entendemos es tras las conversiones
forzosas que se dan entre 1500 y 1502. Ya desde el mismo momento en que surge se carga de
un sentido peyorativo, despectivo. Un morisco es pues un cristiano, pero un mal cristiano.
Aunque entre los moriscoshubo quienes abrazaron la fe cristiana con convicción, lo habitual era
considerar al morisco como un criptomusulmán. Esta es la imagen que se difunde, esta es la
concepción que tienen los cristianos viejos, lo que lleva a ese rechazo natural a este grupo de
población, considerado marginado junto a judíos, gitanos y también junto a la mujer.
Además hay que tener en cuenta otra cuestión: lallamada ley islámica no sólo atañe a la
religión sino que hace referencia a una forma de vida. De modo que no sólo se trata de una
cuestión de fe sino de una forma de vivir, una identidad. Así cuando un morisco rechaza la fe
cristiana está rechazando también su forma de vida para seguir aferrada a la suya propia, De
modo que aunque a sus hijos los bautizan y ponen nombres cristianos, siguen consus
tradiciones, ritos, cultos, etc. Se aferran, sobre todo, a esa forma de vida.
Como contrapartida, los cristianos viejos hacen todo lo posible por acabar con esa
forma de vida: se dan multitud de prohibiciones: por ejemplo: utilización de la henna, de la
medicina natural…
La situación de opresión a la que estaba sometida esta población morisca por parte del
Estado y de la Iglesia, serecrudece a mediados del siglo XVI, concretamente en la década de
1550. El motivo es que en esa primera mitad de los 50, el flanco occidental mediterráneo está
siendo amenazado por turcos y berberiscos (norte de África), de modo que los moriscos (esa
población de origen musulmán, convertida, pero que mantiene a duras penas sus costumbres,
prácticas religiosas, etc.) es considerada como una “quintacolumna” musulmana en el interior
del territorio que apoyaría el ataque enemigo en caso de que se produjera.

En este contexto, por tanto se refuerza el mito conspiratorio contra los moriscos, lo que
sirvió de justificación al recrudecimiento de la represión y marginación de estos elementos –es
decir, sirvió de argumento a aquellos que defendían las posturas más radicales respecto a la horade decidir qué actitud tomar hacia estos elementos de la sociedad-.
De modo que se impuso de forma más definitiva la intolerancia tanto del poder civil
como religioso. La política catequizadora o evangelizadora, de asimilación racional y pacífica,
es sustituida ahora por la simple represión. La represión de la comunidad morisca va a obtener
como respuesta el que se reafirmen en su ley islámicay en su identidad.
Ante esta situación, los moriscos deciden rebelarse cuando ya han agotado su capacidad
de aguante. En las vísperas de la Navidad de 1568, los moriscos se levantan en armas y eligen
rey a don Hernando de Córdoba y Válor, con el nombre de Aben Humeya (en Béznar). La
sublevación se extiende por la comarca de la Alpujarra, casi en su integridad. En cambio, el
levantamiento...
tracking img