El puente de cristal

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4575 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
PRÓLOGO

La niña corría desaforadamente en dirección a la playa, con una mueca de inmensa felicidad en el rostro. Atravesando los últimos espacios de verde espesura del bosque, divisa la arena ardiente y se desliza por las dunas que la llevan a su destino. Una vez sus blancos piececitos entran en contacto con la espuma del mar, se detiene y, mirando radiante en todas direcciones, grita:
-¡Elle! ¡¿Dónde estás?! – a lo que la cabeza de su amiga asoma de detrás de una roca situada unos metros a la derecha.
Las dos niñas echan a correr, una detrás de la otra, las largas cabelleras al viento, el agua salpicando fresca y juguetonamente sus miembros. A medida que sus pies se van hundiendo en la arena, sus respiraciones se van acelerando por el esfuerzo, hasta que la carrera se detiene degolpe cuando Elle es alcanzada por su amiga. Sus ojos brillantes se tornan buscándola, mas no se encuentra con su mirada al voltearse, sino que la niña le da la espalda, observando con la cabeza ladeada y aire pensativo el espeso bosque que había dejado atrás.
- ¿Qué pasa, Katy? – pregunta con impaciencia, deseosa por retomar el juego. Sacude ligeramente el hombro de su compañera, y ese pequeñopulso provoca el desvanecimiento de ésta, desplomándose lánguidamente sobre la húmeda arena.
Las olas del mar mojaban parcialmente su cuerpo. Elleonor se arrodilla frente a ella, llorosa, frenética, zarandeándola. A sus espaldas se escucha un fuerte estruendo. Acto seguido, los árboles se sacuden fúnebremente, mientras bandadas de asustados pájaros emprenden el vuelo, alejándose con rapidez,perdiéndose en cuestión de minutos en el horizonte.

CAPÍTULO 1

Abro pesadamente los ojos. La luz de la habitación impacta directamente en mi cara, por lo que me ciega durante unos instantes. Siempre había odiado esos molestos focos que te pegaban en las camillas. Miro a mi alrededor, moviendo con cuidado la cabeza hacia mi derecha.
En ese momento oigo que se abre la puerta de la habitación en la queme encuentro, y una enfermera entra por la puerta
- ¿Cómo te encuentras? - me pregunta con cordialidad Rose, acercándose a la camilla donde estoy tumbada. Me revisa con una rápida visual y toca mi frente con sus rechonchas y calientes manos.
- Ya estoy bien. - le confirmo intentando forzar una sonrisa.
No parecía muy convencida, con mi respuesta, y se queda escrutándome con sus enormes ojoscastaños. Hacía ya mucho tiempo que conocía a Rose, ya que ella siempre se había encargado de mí cuando me ingresaban debido a alguno de mis múltiples desvanecimientos. Recuerdo la primera vez, cuando me había desmayado jugando con Elle en la playa, siendo muy niñas. Ella se había portado genial conmigo, que no era más que una chiquilla asustada, mientras me hacían pruebas que no valían para nada.Ya era Rose entonces una señora de avanzada edad, bajita y rechoncha, pero ágil de movimientos y reacción. Su pelo aun no estaba tan canoso como lo está ahora, y unas cuantas arrugas que surcan ahora su rostro eran todavía inexistentes. Pero el afecto y la calidez de su mirada cuando me observa no han cambiado en todos estos años, a lo largo de los cuales he aprendido a quererla como a pocaspersonas en mi vida.
- ¿Seguro? – insiste la mujer, frunciendo el ceño – Aunque bueno, ya debes de estar más que acostumbrada, cielo. – añade con ternura. – Por cierto, he llamado a tus padres…
- ¿Y? ¿Hablaste con ellos?
- Me temo que no. Lo he intentado por todos los medios, pero no he logrado localizarlos. – me comunica tras un hondo suspiro.
- Bueno, es igual, tampoco es nada nuevo, así que…
-Puedes descansar un poco más o, si lo prefieres, incluso puedes irte. He preguntado a los médicos y me han dicho que en cuanto te encuentres con las suficientes fuerzas… Como veas.
- No sé… - respondo dudosa, alcanzando mi móvil de la mesilla que se encuentra al lado de la de la camilla. Al pulsar el botón de menú, se ilumina la pantalla. Veo nueve llamadas perdidas de Elleonor. Levanto la...
tracking img