El regalo perfecto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2087 palabras )
  • Descarga(s) : 12
  • Publicado : 22 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El regalo perfecto
Spencer Johnson - 05/03/2008

Había una vez un niño que solía conversar con un anciano y a través de estas charlas, comenzó a descubrir el regalo perfecto. "Es un regalo porque es un presente", explicó el viejecito. Y es llamado el regalo perfecto porque es el mejor obsequio de cuantos existe. Cuando el niño preguntó por qué, el anciano respondió: "Es el mejor regalo que unapersona puede recibir porque quien lo reciba será feliz para siempre". "¡Fantástico!", exclamó el niño. "Espero que, algún día, alguien me obsequie el regalo perfecto. Quizá lo reciba en Navidad". Y, jugando, el niño se alejó. En el rostro del viejo se dibujó una sonrisa. Le gustaba contemplar al niño mientras jugaba. Descubrió una sonrisa en el pequeño y, después, escuchó su carcajada al mecerseen un árbol cercano. El niño se sentía dichoso. Y la escena causaba alegría. Al anciano también le gustaba contemplar al niño mientras trabajaba. Se levantaba temprano el sábado para observar al pequeño trabajador mientras cortaba el pasto. El niño solía silbar mientras se hallaba entregado a su trabajo. Era un niño feliz en cualquier actividad. Contemplarlo era fuente de alegría. El niño creíacomprender las palabras del viejo. Sabía lo que significaban los regalos... Como aquella bicicleta que había recibido en su cumpleaños y los regalos que encontró bajo el árbol de Navidad. No obstante la alegría que le habían causado, también sabía que la dicha que provocaba recibir un regalo no era eterna. En el niño surgieron dudas. “Entonces, ¿Cuál será el regalo perfecto?”, se preguntó. “¿Quéregalo puede ser tan magnífico?, ¿qué cosa puede ser tan maravillosa que se le pueda llamar el regalo perfecto?” “¿Qué cosa podría hacerme feliz para siempre?" Era difícil imaginar la respuesta. Regresó para preguntarle al anciano. “¿Es acaso un anillo mágico? ¿Un anillo que al colocarlo en el dedo haga realidad todos mis deseos?” “No”, dijo el anciano. El regalo perfecto no cumple tus deseos. Elniño creció pero la duda aún permanecía en su mente. Acudió al anciano. “¿Acaso el regalo perfecto es una alfombra mágica?”, preguntó. “¿Una alfombra que me llevará a los sitios más remotos?” “No”, respondió sereno el anciano. Cuando descubras el regalo perfecto estarás satisfecho de permanecer dondequiera que te encuentres. Una vez que el niño alcanzó la juventud, pensó que era ridículo continuarpreguntando. Pero aún conservaba la inquietud. Comenzó a descubrir que no lograba obtener sus deseos. Preguntó con cautela: “¿Acaso el regalo perfecto es un tesoro enterrado? ¿Acaso contiene monedas de oro que los piratas ocultaron hace mucho tiempo?” “No, jovencito”, respondió el anciano. “No se reduce a monedas”. Las riquezas son presentes ambicionados pero... la riqueza del regalo perfecto radicaen el propio presente. El joven meditó unos instantes. Después se mostró enfadado. Impaciente, exclamó: “Usted prometió que quien recibiera ese presente obtendría la felicidad eterna. Jamás recibí ese presente cuando era niño”. “Sospecho que no has entendido”, respondió el anciano. Ya has descubierto la naturaleza del regalo perfecto, ya sabes dónde encontrarlo, también has descubierto que tehará inmensamente feliz. Lo sabías cuando eras niño, simplemente, lo has olvidado. El joven se alejó para pensar. Pero, conforme transcurrió el tiempo, sintió que la frustración y la ira lo invadían. Decidió confrontar al anciano. “Si deseas mi felicidad” gritó el joven, “¿por qué me ocultas lo que es el regalo perfecto?” “¿También deseas que te indique dónde encontrarlo?”, preguntó el viejo. “Sí,exactamente”, exigió el joven. “Me gustaría”, respondió el anciano. “Pero no tengo ese poder”. “Nadie lo tiene”. “Sólo tú tienes la capacidad para procurarte la felicidad”, explicó el anciano. “Sólo tú”. El regalo perfecto no es un objeto que alguien pueda entregarte. Es un presente que sólo tú puedes obsequiarte. El joven se sintió confundido, pero tomó una decisión. Estaba resuelto a descubrir...
tracking img