El rey y el mercander

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (469 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de marzo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Rey y el mercader.
Había una vez un comerciante muy rico. Vivía en un palacio y tenía muchísimos criados. Vestía traje de terciopelo y cuando salía a la calle montado a caballo, iba rodeado demuchos soldados que lo custodiaban.
Todo esto lo supo el rey del país, el cual ordenó que trajeran a su presencia al rico mercader.
El comerciante llegó al palacio real en compañía de cincuentasoldados.
—¿Cómo es eso? —dijo el rey—. Tienes muchos criados y tu casa es mejor que la mía.
—Señor —respondió el comerciante—, todo el dinero que gasto es mío.
—Sí, pero no está bien que vivas mejorque yo —dijo el monarca—.
Has cometido un delito y lo pagarás con tu cabeza.
—Señor —lagrimeó el comerciante, ¿y he de morir sólo por eso?
—Morirás —dijo el rey—, a menos que contestes trespreguntas que te haré.
Las preguntas son: ¿Dónde está el centro de la tierra? ¿Cuánto tiempo se tarda en dar una vuelta alrededor del mundo? ¿En qué estoy pensando ahora?
El infeliz comerciante se llenó demiedo porque sabía que no podría contestar las preguntas.
—Señor —preguntó—, ¿me da Vuestra Majestad tiempo para contestar?
—Tienes seis semanas —dijo el rey—. Ni una más.
El comerciante buscópor todo el país quien pudiera contestar a las preguntas, pero todo el mundo se reía de él. Al fin, al pasar por una choza, se encontró con un pastor de ovejas.
—¿Qué se dice del rey? —preguntó elpastor.
—Malas noticias —respondió el comerciante. Y le contó lo que le había sucedido.
—Ánimo —dijo el pastor—, llévame al palacio y no perderás la cabeza.
Dame tu capa de terciopelo y haz que meacompañen tus soldados.
El pastor, cubierto con la capa del comerciante, llegó a la presencia del rey.
—Vengo dispuesto a contestarle —dijo el pastor.
El rey sonrió.
—Bien —dijo—, ¿dónde está elcentro de la tierra?
—Aquí —dijo el pastor dando con el pie en el suelo—. Si no lo cree, puede empezar a cavar y convencerse.
—Bien contestado —dijo el rey—. Ahora contesta la segunda pregunta:...
tracking img