El ruiseñor y la rosa para cuentacuentos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1813 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
En un hermoso jardín de Londres, ante una callada tarde, un joven estudiante se lamentaba profundamente. Entre lágrimas decía: - Dijo que bailaría conmigo si le llevaba una rosa roja, y no hay una sola en todo mi jardín.

Desde la encina, un ruiseñor que dormitaba abrió los ojos y lo observo admirado.

- Sé de filosofía todo lo que se puede saber, conozco la literatura mejor que muchospoetas y veo mi vida destrozada tan sólo por no conseguir una rosa roja.

Y mientras hablaba, sus hermosos ojos se llenaban de brillantes cristales salados.

- He aquí, por fin, el verdadero enamorado -dijo el ruiseñor-. Le he cantado todas las noches, aún sin conocerlo; todas las noches les cuento su historia a las estrellas, y ahora lo veo. Su cabellera es oscura como la flor del jacinto y suslabios rojos como la rosa que desea; pero la pasión lo ha puesto pálido como el marfil y el dolor ha sellado su frente.
Mientras el ruiseñor contemplaba al hermoso aunque triste estudiante, éste murmuraba:
- Mañana el príncipe dará un baile, y mi amada me ha prometido bailar conmigo hasta el amanecer, si consigo darle una rosa roja. Pero no hay rosas rojas en todo mi jardín asi es que estarésolo, no me hará ningún caso y se destrozará mi corazón.

- -He aquí el verdadero enamorado -dijo el ruiseñor-. Sufre todo lo que yo canto: todo lo que es alegría para mí es pena para él.
El amor es algo maravilloso: Perlas y rubíes no pueden pagarlo porque no se halla expuesto en el mercado.

- Mi adorada bailará a los sones del arpa y del violín –decía el estudiante- .bailará tan vaporosamenteque su pie no tocará el suelo, y los cortesanos la rodearán solícitos; pero conmigo no bailará, porque no tengo rosas rojas que darle.

Y dejándose caer en el césped, se cubría la cara con las manos y lloraba. El ruiseñor, que comprendía el secreto de la pena del estudiante, permaneció silencioso en la encina, reflexionando sobre el misterio del amor. De pronto desplegó sus alas oscuras yemprendió el vuelo.En el centro del prado se levantaba un hermoso rosal, y al verle, voló hacia él y se posó sobre una ramita.
- Dame una rosa roja -le gritó -, y te cantaré mis canciones más dulces.
Pero el rosal meneó la cabeza.
- -Mis rosas son blancas -contestó-, blancas como la espuma del mar, más blancas que la nieve de la montaña. Ve en busca del hermano mío que crece alrededor del viejoreloj de sol y quizá el te dé lo que quieres.
Entonces el ruiseñor voló al rosal que crecía entorno del viejo reloj de sol.
- Dame una rosa roja -le gritó -, y te cantaré mis canciones más dulces.
Pero el rosal meneó la cabeza.
- Mis rosas son amarillas -respondió-, tan amarillas como los cabellos de las sirenas que se sientan sobre un tronco de árbol, más amarillas que el narciso que florece enlos prados antes de que llegue el segador con la hoz. Ve en busca de mi hermano, el que crece debajo de la ventana del estudiante, y quizá el te dé lo que quieres.
Entonces el ruiseñor voló al rosal que crecía debajo de la ventana del estudiante.
- Dame una rosa roja -le gritó-, y te cantaré mis canciones más dulces.
Pero el arbusto meneó la cabeza.
- Mis rosas son rojas -respondió-, tan rojascomo las patas de las palomas, más rojas que los grandes abanicos de coral que el océano mece en sus abismos; pero el invierno ha helado mis venas, la escarcha ha marchitado mis botones, el huracán ha partido mis ramas, y no tendré más rosas este año.
- No necesito más que una rosa roja -gritó el ruiseñor-, una sola rosa roja. ¿No hay ningún medio para que yo la consiga?
- Hay un medio-respondió el rosal-, pero es tan terrible que no me atrevo a decírtelo.
-Dímelo -contestó el ruiseñor-. No soy miedoso.
-Si necesitas una rosa roja -dijo el rosal -, tienes que hacerla con notas de música al claro de luna y teñirla con sangre de tu propio corazón. Cantarás para mí con el pecho apoyado en mis espinas. Cantarás para mí durante toda la noche y las espinas te atravesarán el corazón: la...
tracking img