El sapo tiene miedo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (399 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
“El sapo tiene miedo”

Sapo tenía mucho miedo. Estaba metido en su cama y escuchaba ruidos extraños por todas partes. El armario crujía y se oían susurros por las cuatro esquinas del cuarto. “Hayalguien debajo de mi cama”, pensó Sapo.
Saltó de la cama y corrió por el bosque oscuro hasta llegar a la casa de Pata.
* ¡Qué amable! Me has venido a visitar-dijo Pata-.
Pero es un poco tarde yya me voy a acostar.
-Por favor, Pata –dijo Sapo-. Tengo miedo. Hay un fantasma debajo de mi cama.
-Tonterías –dijo Pata riéndose-. Los fantasmas no existen.
-Sí existen -dijo Sapo-. Y el bosquetambién está embrujado.
-No tengas miedo – lo tranquilizó Pata-. Te puedes quedar conmigo. Yo no estoy asustada.
Y se acurrucaron juntos en la cama. Sapo ya no tenía miedo.
De pronto, oyeron rasguñosen el techo. -¿Qué fue eso?- preguntó Pata y se sentó de golpe.
Luego, escucharon unos crujidos en la escalera.
-¡Esta casa está embrujada! – gritó Sapo-.
Vámonos de aquí.
Sapo y Pata corrieronpor el bosque oscuro. Sentían que había fantasmas y monstruos por todas partes.
Llegaron agitados a la casa de Cochinito y golpearon a la puerta.
-¿Quién es?- preguntó una voz soñolienta.
- Porfavor, Cochinito, abre la puerta. Somos nosotros – gritaron Sapo y Pata.
¿Qué pasa?- preguntó cochinito enojado-. ¿Por qué me despiertan a medianoche?
* Por favor, ayúdanos –dijo Pata-. Estamosaterrados.
El bosque está lleno de fantasmas y monstruos.
El cochinito se rió. ¿Qué tonterías son esas? Los fantasmas y los monstruos no existen. Ustedes lo saben.
* Mira tu mismo y verás- le dijoel Sapo.
Cochinito se asomó por la ventana, pero no vio nada raro.
* Por favor, Cochinito, ¿podemos dormir contigo? Tenemos tanto miedo.
* Bueno- dijo Cochinito-. Mi cama es grande y a mínunca me da miedo. No creo en cuentos de fantasmas.
* Los tres se acostaron en la cama de Cochinito.
“Esto es muy rico”, pensó Sapo. “Ahora no nos puede pasar nada”.
Pero en ese momento, sintió...
tracking img