El secreto de cristo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 340 (84882 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]

El secreto de Cristo

RONALD CUTLER

ISBN: 9788498004755

Traducción de Juan José Llanos Collado

[pic]

Resumen

El secreto de Cristo de Ronald Cutler:

¿Qué ocurriría si se encontrara una prueba de que las enseñanzas de una de las principales religiones se basan en falsos preceptos? Ronald Cutler, que ha desarrollado toda su carrera en la radio, cambia de medio paraescribir El secreto de Cristo. El largo periodo que ha pasado documentándose para la novela ha merecido la pena, ya que su esfuerzo ha sido recompensado con el éxito en varios países.

A pesar de su amor por este medio, Ronald Cutler siempre había aspirado a escribir una novela. Empezó a leer y a documentarse para El secreto de Cristo en enero de 2004 y comenzó a escribir poco después.

1

JoshCohan experimentaba un enaltecimiento espiritual. Había visitado innumerables enclaves en más de una treintena de países, pero Masada era incomparable. Se alzaba como una isla en el firmamento, una fortaleza emplazada en lo alto de una meseta montañosa en el desierto que mantuviera una vigilancia perpetua sobre el mar Muerto, situado a unos cuatrocientos metros más abajo. Josh se alejó de lamuchedumbre hasta un antiguo saliente de piedra y observó desde allí el cielo despejado, insondable y azul. Bajó la mirada hasta el mar Muerto y cayó en la cuenta de que estaba contemplando la misma vista que los guerreros judíos que se habían enfrentado al poder de Roma casi dos milenios atrás. El paisaje no había cambiado.

Cerró los ojos y escuchó el murmullo del viento. Se permitió sumirse en elmomento, pero el sonido, en lugar de sosegarlo, aumentó de volumen cada vez más, convirtiéndose primero en el ominoso siseo de una serpiente para devenir a continuación en un crescendo vocal. A la manera de un coro griego, un millar de voces salmodiaba:

Desde el principio hasta el final: libertad, compasión, tolerancia, sacrificio...

En su imaginación, Josh divisó un cordero arrastrado por untorrente de sangre. Se alzaron llamas de la tierra, que bañaron las nubes con un rojo intenso y fulgurante.

Las voces incorpóreas reverberaron en los oídos de Josh. Cuando abrió los ojos, vio la sombra de incontables personas en el suelo. Uno... uno... uno... uno... salmodiaban.

Pero cuando levantó la vista para comprobar quién arrojaba aquellas sombras, no había sino cielo y el sonidomurmurante de unas alas invisibles.

Josh había visitado Masada en tres ocasiones anteriormente y aquellas voces siempre le habían susurrado. Pero nunca había experimentado nada semejante. Él era un hombre de ciencia y, aunque amaba las historias que albergaba aquel desierto, lo habían adiestrado para discernir la verdad en las reliquias y los huesos. Sencillamente, su imaginación le había jugadouna mala pasada a causa del poder histórico de aquel lugar. Las voces no eran reales, desde luego.

Pero, ¿y si lo fueran? Aunque no fueran sino el producto de su imaginación, ¿acaso encerraban algún significado que trascendía el perímetro de seguridad del pasado remoto?

Josh se dirigió hacia el norte en dirección a Jerusalén siguiendo la carretera 90, controlada por los israelíes. A su derechase hallaba el intenso azul del mar Muerto y, al otro lado de este, las montañas de Jordania, que iluminaba el sol de media tarde. A su izquierda, el desierto de Judea se desplegaba en una expansión de colinas y cuevas tan extensa que podía ocultar los manuscritos del mar Muerto durante casi dos milenios. Josh se preguntó qué secretos continuaban sepultados allí en la actualidad.

Pero él sehabía tomado una excedencia del servicio activo como arqueólogo. Este año sabático era exactamente lo que necesitaba: un tonificante descanso de la política del departamento del museo universitario. Israel lo atraía no solo como estudioso, sino también como hombre, pues era judío en el sentido cultural, aunque no fuera practicante, y había llegado el momento de responder a aquella llamada. Se había...
tracking img