El sentido de gustavo bueno

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 76 (18761 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de abril de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Lectura sexta

El sentido de la vida

0. La pregunta por el sentido de la vida.
La pregunta por el sentido de la vida suele ser considerada como la pregunta más profunda de la filosofía, mundana o académica: incluso se llega a definir al hombre como «el ser capaz de interrogar por el sentido del ser», de su existencia, de su vida; así, Heidegger. La pregunta suele formularse de este modo:«¿cuál es el sentido de la vida?» No faltanrespuestas:religiosas,morales, políticas: «la vida es la ejecución de una comedia, o de una tragedia, escrita por un idiota», &c. Pero tampoco faltan quienes no encuentran satisfactorias talesrespuestasy llegan a dudar de la consistencia de las preguntas: «¿acaso tiene la vida sentido?» «¿no es la vida un sin sentido, incluso un contrasentido, puesto queacaba indefectiblemente con la muerte?» Cuestiones que piden evidentemente un tratamiento filosófico. Filosofías diferentes ofrecerán también tratamientos diferentes que, sin embargo, cuando sean verdaderamentefilosóficos,no podrán considerarse como si discurrieran en planos incomunicables, puesto que cada uno de ellos tendrá que vincularse, aunque sea polémicamente, con los demás, a fin de confrontarla estructura de los camposrespectivos,medir los propios argumentos y poder fijar su alcance. Nosotros onecemos aquí una exposición esquemática del asunto desde la perspectiva del materialismo filosófico.

I. Análisis de la idea de sentido. La idea de «sentido ontológico».
I. El término sentido tiene diversos «sentidos». Ejemplos. «Sentido» es un término que se utiliza en múltiples acepciones.Muchas de ellas no parecen tener que ver entre sí, salvo una vaga analogía. Conviene sepa-

Gustavo Bueno, El sentido de la vida, Pentalfa, Oviedo 1996

378 Gustavo Bueno. El sentido de la vida.

rar de inmediato los usos del término como nombre absoluto (los sentidos externos: vista, tacto, &c.; y los internos: memoria, imaginación, estimativa, &c.; el sexto sentido) y los usos encontextos sincategoremáticos en los cuales el término sentido va siempre unido a una determinación especial («sentido de un texto», «sentido de una acción», &c.)- Sintácticamente pueden prestarse a confusión, en español, sintagmas tales como «sentido de un texto» y «sentido de la vista», pero cabe diferenciar semánticamente ambas situaciones de este modo: en «sentido de la vista», de la vista desempeñael papel de una especificación de un género nominal (sentido, como órgano receptor) y el de desempeña la función de genitivo objetivo. Pero en el sintagma «sentido de un ademán» la determinación no es tanto una especificación de un género previo cuanto un componente él mismo determinante, un genitivo subjetivo. Por lo demás, caben diversas hipótesis para explicar la conexión entre ambos grupos deacepciones del término sentido y, desde luego, los sentidos (cada uno de los cinco sentidos) podrán interpretarse a la luz del concepto sincategoremático cuando subrayamos el contenido más que el propio acto de sentir. En cualquier caso nos atendremos aquí exclusivamente al término sentido en su uso sincategoremático, es decir, como término que sólo significa vinculado al «de...»(sentido de ungesto, pero también sentido de un vector) puesto que la fórmula, a la que se acoge la expresión sentido de la vida, tiene ésta estructura, cuando la analizamos en una perspectiva ontológica. No desdeñamos, con todo, la posibilidad de interpretar sentido de la vida dando a sentido el alcance de un término absoluto; pero entonces la expresión adquiere una coloración epistemológica más que ontológica,puesto que ella alude a un hipotético órgano (o «sexto sentido») capaz de intuir o conocer no ya las figuras o los colores sino la vida o lo viviente en cuanto tal. Así H. Bergson habló de la intuición, como sentido del viviente o ante el viviente -frente a lo mecánico-; R. Otto habló de \a facultad divinatoria como órgano o sentido para captar la vida divina; O. Spengler habló de un tacto...
tracking img