El siglo veinte: la abstractez, el caprichismo y la famitis

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2637 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Siglo Veinte: la abstractez, el
caprichismo y la famitis
Pablo Fernández Christlieb

Introducción
A continuación se describirán tres formas de ser representativas del siglo veinte cuyo
denominador común es que se trata de modos de ser por donde se escurre el
significado de la vida de la gente en general: la típica pérdida de sentido que asuela al
territorio posmoderno
Todas las épocasy todos los lugares tienen siempre sus problemas, pero lo que hace
especial al siglo veinte es que nos tocó a nosotros y lo que lo hace notable es
precisamente que sus fracasos son el resultado de sus triunfos o, dicho de otra
manera, la falta de sentido que se experimenta colectivamente parece ser producto de
los avances de la sociedad.
Para exponer esto, se hará como lo hizo Kieslovsky enel cine, es decir, así como
separó sus tres colores cada uno en una película diferente, así, aquí, cada situación se
describirá independientemente, esperando que al final aparezca el conjunto del modo
de ser, de pensar y de sentir de una cultura que insiste en solucionar sus fracasos con
más triunfos o, tal vez, al revés, que insiste en solucionar sus triunfos con más
fracasos.

Primeraforma: lo concreto y lo abstracto
El problema que tuvo el siglo veinte es que la gente no hacía cosas. Hacía trámites,
pláticas, fila, escenitas, cuentas informes, actos de presencia, grilla, tonterías, juntas,
lecturas, viajes, transas, fiestas, osos, pero no cosas de ésas concretas y tangibles
como una silla, que uno puede cargar, mover, guardar, usar, poner enfrente y mirar lo
que ha hecho ysentirse satisfecho.
En el siglo veinte, había carpinteros, inventores, costureras editores o albañiles, gente
que, además de ensuciarse las manos, se desgastaba en un taller o mesa de trabajo
donde hacía cosas como zapatos, rieles, relojes cucú, vajillas y, ya luego, hasta
automóviles o focos, que aprendía a hacer mediante un oficio. Es seguro que sí tenían
de qué quejarse, pero al final deldía podían detenerse a mirar lo que habían hecho con
la tranquilidad de que ahí seguiría al día siguiente y así seguiría hasta el último día en
que todavía podían ver sus cosas y morirse contentos de haber hecho algo. Era como
si las cosas fueran el reflejo de uno y uno las usara de espejos.
Mientras que los espejos normales, de vidrio y mercurio, solamente sirven al principio,
digamos,hasta los treinta años, hasta los cuarenta con mucho mantenimiento, y luego
ya se descompone y empiezan a devolver imágenes en mal estado, las cosas, en
cambio, suelen reflejar la imagen del que las hizo siempre en su mejor momento,
cundo está lleno de habilidades, ganas, planes y conocimientos que se pusieron en la
tarea, y se quedan ahí presentes, como si uno mismo se convirtiera en esas cosas ymás tarde identificarse en ellas. Por eso, hasta antes del siglo veinte, hacer algo era
ser alguien y las ofensas se expresaban en frases como "bueno para nada" y "sin oficio
ni beneficio", hoy en día más bien inofensivas.
En el siglo veinte, la gran aspiración humana fue usar corbata o, en otras palabras, no

ensuciarse las manos, que es lo que se llama trabajo de cuello blanco y queconsiste
básicamente en dar recados y apretar teclas y aclara el motivo por el cual todo el
mundo quería ser licenciado, esto es, ya no tener un oficio, sino una "profesión",
palabra que a veces sirve para procurar un sueldo, pero que no basta para hacer una
cosa, o sea, que no produce ninguna concreción, sino puras abstracteces. Una
abstractez es un quehacer después del cual no queda nada hecho,una actividad que
se deshace en otras actividades y así sucesivamente, por lo que se vive con la
impresión perenne de que alguien pasó y le robó el tiempo, y uno voltea y busca y no
encuentra nada de lo que ha hecho debido a que lo que ha hecho es nada.
Cuando las cosas se empezaron a hacer solas en fábricas impersonales, los talleres se
volvieron obsoletos y en su lugar aparecieron...
tracking img