El silencio del asesino

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3001 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 10 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Titulo de la obra: El silencio del asesino. Nombre de la autora: Concha López Narváez. Ilustraciones: Rafael Salmerón. Editorial: Espasa juvenil. Fecha de la última edición: Abril, 2001. Número de páginas: 143. Ciudad y país: Madrid, España. Concha López Naváez es una escritora sevillana: en esta ciudad estudió Filosofía y Letras, y se especializó en Historia de América. Tras algunos añosdedicados a la enseñanza, pasó a escribir obras de literatura infantil y juvenil. Ha recibido varios premios, entre ellos el Lazarillo en 1984 y el C.C.E.I. en 1987. Su novela La tierra del Sol y la Luna (EJ 6), fue incluida en la Lista de Honor del IBBY en 1986 y en el año 1992 fue candidata al premio Andersen. Otras obras suyas publicadas por Espasa Calpe son La colina de Edeta (premio CCEI 1987) (EJ10), Endrina y el secreto del peregrino (EJ 31) y El fuego de los pastores (EJ 71). Ernest Morrison: Es un hombre de larga edad. Al nacer fue adoptado por una familia de Caxton. Él era un hombre que a primera vista inspiraba confianza y era respetado. Cuando era lo suficientemente mayor, se fue a vivir a Twin Willows Manor. Mary Addams: Era una persona que no le gustaba que le trataran diferante apesar de su minusbalía. Siempre ha vivido en Wiggield al lado de las hermanas Stanford y todos sus amigos. Comisario Ronald Todd: Era fuerta inspiraba confianza a primera vista. Vivía enamorado pero en silencio. Tenía el pelo muy corto y se emocionaba con facilidad. Sauces: Arbol salicáceo de ramas erectas, hojas angostas, lanceoladas y sedosas, flores en amenito y fruto capsular (salix alba).Poliomelitis: Enfermedad contagiosa originada por un virus que se fija en los centros nerviosos y produce atrofia de los músculos y parálisis. Afanar: Entregarse al trabajo con solicitud. Yacía: Estar un cadáver en la fosa o en el sepulcro. Exhaustiva: Que agota. Irritar: Hacer sentir ira. Ernest Morrison se dejó vagar satisfecha mirada por el amplio y cómodo dormitorio y luego la dirigió hacia laventana. La luz se filtraba por entre las cortinas, una luz clara, de buena mañana. Parecía que, al fin, las molestas e 1

interminables lluvias de días anteriores habían decidido marcharse. Ernest Morrison permaneció durante algún tiempo en la cama porque no tenía razón para madrugar debido a que ya lo había hecho en días anteriores. Felizmente podía disfrutar de sus rentas, y estar tranquilosin tener que dar explicaciones a su familia. La vieja Ann Mac Nigan, su ama de llaves, a veces se quejaba de su desorden. A Ernest las quejas de la vieja Ann, le molestaban pero si no fuera por ella, en los años que se conocen, y tras la muerte de su mujer, Ernest estaría perdido. La vieja Ann quiso saber sobre la muerte de Mary, su esposa, y Ernest con sequedad le contestó que no habría sufridomucho: y de esta manera dio por concluida la conversación. Sin embargo, con el paso del tiempo, las cosas se habían suavizado, y Ann y Ernest convivían de manera razonable, aunque ella todavía hiciera patentes sus desacuerdos, y a el sus protestas continuaran molestándole. Ernest nunca le había dejado a Ann que se encargara del jardín porque lo quería hacer el. El jardín no era muy complicado porqueera pequeño y las plantas no se mantenían solas. Ernest salió de casa esperando el agradable canto de los pájaros. Cuando abrió la puerta se escuchaba el ruido de un taladro agujereando la acera. Y por esa razón, no tuvo más remedio, que irse al Dragón Arms. El Dragón Arms era un sitio agradable y tranquilo que sin ser un club, cumplía todas sus funciones. Para Ernest, este bar, era como una casapara un hombre solitario y feliz. Ernest, aunque Mary Adams muriera, era un hombre feliz porque siempre había deseado la tranquilidad. En resumen, Ernest Morrison era un convecino ideal, al que todo el mundo le pedía opinión. Y por esta razón, a la gente de Wigglield, les costó tanto admitir que era un frío y cruel asesino. Ernest seguía con su misma sonrisa y caballería, sin saber que en unas...
tracking img