El tabu de la virginidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 22 (5484 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL TABÚ DE LA VIRGINIDAD

La virginidad femenina se ha constituido en occidente en garantía de integridad física y moral. Si bien ya no es condición necesaria para una mujer merecer el respeto y el amor de un hombre, continúa teniendo gran valor en la economía psíquica de éste. Que una mujer no lleve al matrimonio el recuerdo del goce sexual con otro hombre, equivale para el elegido a laeliminación de un competidor inmediato en el plano del deseo sexual.

Encontrar una respuesta cierta tratándose de la pregunta por el pasado de una mujer, es algo que a un hombre le da la sensación de poderla captar, ya no solamente como pareja, sino también en su ser. La certeza de ser el primero en satisfacer los deseos amorosos de la pareja, no sólo aporta un sentimiento de orgullo y seguridad,sino que también le da al hombre la oportunidad de extender su monopolio monogámico hasta el pretérito de la mujer elegida.

Ya no solamente tiene propiedad sobre su cuerpo, sino también sobre sus recuerdos, hecho que en alguna medida no dejará de alimentar cierto despotismo en el hombre mientras la mujer lo permita.
Ser el primero para una mujer, equivale a constituirse en iniciador, nopropiamente en el plano del goce sexual porque la masturbación siempre antecede a la relación sexual, pero sí en cuanto al pasaje de la pulsión por el otro con la mediación del amor.

Servidumbre sexual y amorosa

En las mujeres que trabajosamente habían refrenado durante largos años la satisfacción de los deseos amorosos, Freud verifica que el primer encuentro sexual consentido con un hombre laconduce, independientemente del placer obtenido, a integrarlo en una asociación duradera que resulta favorable a la fidelidad. Es sobre este hecho como base, que se desencadena usualmente una servidumbre erótica en la mujer, que le otorga "capacidad de resistencia contra nuevas impresiones y tentaciones", garantizándole al hombre una posesión ininterrumpida. Krafft – Ebing, es quien introduce laexpresión "servidumbre sexual", con ella se quiere denotar algo del orden de la dependencia, no en el sentido de la simple sugestión, sino de un poder fundado en el erotismo que aporta un hombre elevado a la categoría de único. El "servilismo sexual" corresponde a un estado en donde una mujer eleva a un hombre a la dignidad de único, no desde el punto de vista del ideal amoroso o de la identificaciónnarcisista, sino de la satisfacción sexual. La actitud que se desprende de una posición servil es preferentemente sacrificial. Se precipita en la resolución de pareja una negación de sí mismo a favor del engrandecimiento del otro, hecho que es independiente de las cualidades reales del supuesto dominador y de los beneficios que aporta en el plano objetivo, pues se trata esencialmente de larealización de un imperativo superyoico. Krafft – Ebing sostiene que cierta medida de servidumbre, que en el mundo actual de los derechos tendrá que ser recíproca, es indispensable para garantizar a la relación de pareja, más allá del sólo enamoramiento, una mínima estabilidad y una protección contra las tendencias polígamas que constituyen una amenaza contra el matrimonio, tal como se entiende en lospaíses civilizados.
El fundamento de la servidumbre, según Krafft – Ebing, sería una combinación de dos elementos: "un grado extraordinario de enamoramiento y debilidad de carácter". Digamos que a juicio de Freud el enamoramiento y la fragilidad son solidarios, no hay enamorado fuerte si con este término se entiende ausencia radical de servidumbre. Amor y servidumbre son solidarios, no así amor ysacrificio, porque en este punto no hay lugar a la reciprocidad. El sacrificio es del ser y siempre implica un borramiento de sí a favor del otro o de un ideal. Entonces en el sacrificio siempre hay en juego un significante amo que determina la alineación, en cambio en el campo de la servidumbre amorosa puede haber reciprocidad. Mientras la servidumbre no sea pulsional, sino que suponga una...
tracking img