El tambor de hojalata: critica de la vida adulta

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1520 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 11 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El tambor de hojalata: crítica de la vida adulta
En la novela del alemán Günter Grass, titulada El tambor de hojalata se encuentra la historia de Óscar Matzerath, un hombre que a los tres años de edad decide dejar de crecer para huir de todas las responsabilidades que aparentemente le conllevarían el llegar a la edad adulta.
A lo largo de la novela, Óscar utiliza dos voces narrativas, con unade ellas habla de sí mismo en primera persona y con la otra cambia a la tercera persona del singular para dar a conocer las destructivas vidas de su madre y de sus presuntos padres, Alfredo Matzerath y Jan Bronski.
Todas las historias que Óscar narra contienen un toque de ironía, burla y sarcasmo dirigido hacia el estilo de vida que llevan las personas que le rodean, además de que su egocentrismologra volcar toda situación a manera de que él aparezca como foco de las mismas, que tienen además rasgos que van desde lo autobiográfico y lo histórico hasta lo ficticio. Un aspecto que se puede encontrar en El tambor de hojalata, y que se hace evidente en gran parte de la novela, es la crítica hacia varios aspectos de la adultez, principalmente hacia la forma en la que la vida de toda personase transforma cuando se llega al punto en el que las responsabilidades y los deberes cambian hasta absorber al ser humano. Esto representa todo aquello de lo que Óscar huye al decidir fingir el accidente que en adelante justificaría su falta de crecimiento físico y el ocultar su desarrollo intelectual.
La ironía que marca a esta novela no es solamente el arma con la que Óscar ataca al hablar delos seres que rodean su vida, sino que es también un instrumento que se torna en su contra en situaciones y momentos específicos de la narración. Un momento sumamente determinante para esta burla hacia el propio Óscar es cuando por breves páginas le permite la escritura de su narración a su enfermero Bruno, quien en lugar de escribir lo que se supone le dicta su paciente, escribe la misma historiapero con sus palabras y una opinión en la que se mofa de cómo es que el tambor tiende a hiperbolizar la importancia de algunas historias o partes de éstas.
El tratamiento y la crítica que le da Günter Grass a la edad adulta en El tambor de hojalata es sumamente evidente en buena parte de la novela. La primera muestra de ello es el momento en el que Óscar Matzerath decide dejar de crecer para huirde las responsabilidades con la finalidad de poder dedicarse a tocar su tambor. A partir de ello, Óscar narra situaciones diversas en las cuales deja ver que una persona abandona sus posibilidades de ser verdaderamente feliz en el mismo momento en el que “decide” crecer.
Un ejemplo de esto es la relación que existe en el triángulo amoroso que forman Agnés, la pobre madre de Óscar, AlfredoMatzerath y Jan Bronski, los presuntos padres del protagonista. De estos tres personajes, desde su presentación hasta la primera muerte que marca la vida de Óscar, es decir, la de su madre, se narra cómo fue que la relación de Jan y Agnés se dejó de lado debido a intereses diversos. Agnés se unió en matrimonio con Alfredo Matzerath, hombre al que nunca amó, pero que la mantuvo durante el resto de suvida sin importar que supiera de la íntima y amorosa relación que escondían su mujer y el primo de ésta a “escondidas”. De dicha situación, Óscar frecuentemente podía presenciar las caricias y los juegos que a hurtadillas llevaban a cabo su madre y su tío cada vez que los ojos ajenos se apartaban de ellos. Con toda esa información, Óscar tenía material para indirectamente burlarse de todas lasdudas que pueden surgir en el mundo adulto cuando existen este tipo de relaciones y engaños de tipo amoroso. Es por ello que cada vez que habla de sus dos presuntos padres, deja en duda quién lo engendró de manera biológica. Luego, en los funerales de ambos hombres, tacha a cada uno por sus actos y los cuidados que le dieron en vida. A Jan Bronski le ve como un padre en el sentido sentimental...
tracking img