El teatro de aula como estrategia pedagógica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7301 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El teatro de aula como estrategia pedagógica
Proyecto de innovación e investigación pedagógica

Petra-Jesús Blanco Rubio



Nota previa al proyecto de Teatro de Aula
Este proyecto de Teatro de Aula es el resultado de una experiencia pedagógica realizada en el C. P. Birjinetxe de Bilbao a lo largo de los últimos 20 años.
Desde la concepción clásica de Aula de Teatro hasta llegar a lafilosofía con la que hemos impregnado nuestras últimas actuaciones hemos sufrido una catarsis personal y profesionalmente, que ha invertido valores y conceptos tradicionales tanto en Educación como en Teatro.
La tarea ha sido dura y lenta; con avances y retrocesos; con entusiasmos y decepciones. Nos hemos sentido incomprendidos la mayoría de las veces y, cuando el azar ha coronado una dramatizacióncon un premio más o menos espectacular pocas personas, incluidas aquellas que, por su posición pedagógica, debieran haber intuido la trascendencia del proceso, se han quedado en la anécdota de la representación brillante. Solamente en una ocasión, en 20 años, una Inspectora se detuvo a analizar técnicamente nuestro sistema y nos animó a publicarlo.
Gracias a ello y después de una dura autocríticaunida a un inquebrantable entusiasmo, nos hemos atrevido a formular este proyecto como guía para educadores optimistas.
El formato del trabajo corresponde a las bases de un concurso sobre innovación pedagógica, al que osamos presentarnos y que, naturalmente, ganó un proyecto sobre nuevas tecnologías.

1. ¿Qué es el Teatro de Aula?
Puede parecer pretencioso que, después de cerca de tres milaños de vigencia, alguien considere el Teatro como una innovación, máxime cuando en la mayoría de los centros de enseñanza se llevan a cabo dramatizaciones que dan prestigio y realce al Colegio. Pero el Teatro escolar no debe ser solamente el broche de oro con que termine el curso: puede y debe ser exprimido de tal manera que se convierta en el meollo de nuestro quehacer educativo.
En estos tiempostan poco generosos, tan poco dialogantes, en los que el niño se siente solo, no ha de pedírsele que exprese exclusivamente su mundo interior -siendo interesantísimo- como ocurre en la clase de Expresión Plástica, sino que escuche también. El gran problema de la sociedad en la que vivimos es que no sabemos escuchar. Tal vez hayamos generado esta sordera como refugio ante la invasión de mensajes quenos acosan continuamente, enviados por alguien que sí tiene, sabe y posee medios para emitir. La actitud de nuestros escolares ha sufrido un acentuado viraje hacia horizontes hasta hace poco insospechados. El abuso de medios audiovisuales, si bien informa sus mentes, va deformando su expresividad. El niño teleadicto de ahora no juega, no ríe, no compite con los demás: lo hace con y contra lamáquina, contra el videojuego, contra el ordenador. Ha dejado de ser un emisor de emociones para convertirse en un mero receptor... y, tristemente, no de los conocimientos y las ideas naturales, propias de su evolución, sino de otras exteriores, inculcadas subliminal y programadamente por personas que no pretenden educar en valores. Nunca en la historia ha estado el niño mejor atendido y másabandonado.
Por ello hemos de buscar una actividad artística que respete y potencie la expresividad de nuestros alumnos, pero que les haga saber que, además de la suya, existen otras opiniones igualmente respetables. La actividad artística que conjuga estas dos posturas (escuchar y exponer), que son el eje de la convivencia y la ciudadanía, es el Teatro.
El Teatro, que es, ante todo, diálogo, supone unreto, un estímulo, una transformación... y aplausos. El niño de hoy necesita todo eso y mucho más para superar el handicap de la superprotección familiar, la pobreza de conseguir todos sus antojos, la soledad producida por largas horas ante el televisor, el agobio de las clases particulares, la angustia materna por no tener dinero para pagar el plazo de la lavadora, las riñas conyugales o la...
tracking img