El Tenedor

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1703 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 12 de enero de 2013
Leer documento completo
Vista previa del texto
Imagínese unos espaguetis sin tenedor... complicado ¿cierto? Alguna vez se ha preguntado ¿de dónde salió o quien lo inventó? Es cierto que no es precisamente el instrumento más extraordinario o asombroso y que sepamos o no utilizarlo correctamente es otra cosa pero necesario si es.

¿Por qué el tenedor y no la cuchara o el cuchillo? Bueno, pues no siendo menos importantes y considerándolos comoel Adán y Eva de la mesa, ya que su origen es tan primitivo como el de la humanidad, la historia del tenedor, un poco más reciente, está salpicada de numerosas calumnias, intrigas, condenas, inmoralidad y hasta sangre. Del tenedor se puede decir, que vivía en boca de todos y no precisamente a la hora de comer, pues tras sus apariciones ocurrían las conductas más inapropiadas, maleficios,maldiciones y muerte...los invitó pues a conocer la historia del “temible” tenedor...
Algunas referencias indican que fueron los griegos quienes primero utilizaron el tenedor, en el siglo IV, para servir comidas y ayudarse a comer, al parecer era grandes y con dos dientes, más parecidos a un trinchador.

Más adelante, entre los siglos VII y XIII, los tenedores ya eran bastante usuales entre los ricosde Medio Oriente y Bizancio, clase a la cual pertenecía la princesa Teodora Doukaina hija de Emperadores y dueña de tierras poderosas. Dicha princesa se casó en el siglo XI con el Dux Doménico Selvo hijo del Gran Duque de Venecia, (como mal casaditos ambos ¿no?) pero bueno, aquí como en los cuentos de hadas se fueron a su Palacio en Venecia, vivieron felices y comieron carne... con tenedor... y esefue el problema. Hasta antes del banquete, todo marchaba bien, sobre todo para la princesa en su nuevo reino, pues fue durante uno de los banquetes que organizó su esposo, que a la muy sofisticada princesa, se le ocurrió ordenar a uno de sus criados, que cortara la carne en trozos y procedió a comerla con un tenedor (de dos dientes y elaborado en oro) más conocido como “fourchette” . Esta y otrasmuestras de refinadas maneras orientales, que la princesa llevó a Venecia, no fueron bien vistas por los comensales, quienes indignados no tardaron en calificarla de extravagante y escandalosa.

Me pregunto si pensaban así, ¿por qué en algunas cortes intentaron imitar el comportamiento de Teodora? ¿Será entonces que este señalamiento era más una pequeña muestra de envidia por no obtener buenosresultados? El rechazo hacía el tenedor escondía algo más, pues no todos tenían la pericia para manejar el novedoso instrumento de dientes largos y puntudos, motivo por el cual se ocasionaban heridas en la lengua, labios, garganta, manos en fin, para mí, sólo era cuestión de práctica, les faltó paciencia y una buen instructor, como yo!

Esto no fue todo. Poco después Teodora murió de unaenfermedad degenerativa que algunos venecianos interpretaron como un castigo divino por su excesivo modo de vivir y el Cardenal San Pedro Damian, habló “de la mujer del Duque de Venecia, cuyo cuerpo, después de su excesiva delicadeza, ha acabado totalmente podrido”, Predicó, predicó y predicó, contra el maléfico tenedor, llamándolo “instrumento diabólico e inútil”. Lo de diabólico no se sabe si por laforma de tridente o por lo sanguinario que podría resultar no saber usarlo y lo de inútil porque los espaguetis y los macarrones eran difíciles de comer con él. Confieso que a mí también, como a el Cardenal me fascinan los espaguetis y los macarrones, así que es probable, que si soy yo quien está en la mesa, con unas deliciosas pastas servidas, con hambre y con un instrumento extraño que impidallevarlas fácilmente a mi boca, terminare por mandar el “inútil” instrumento al infierno! Desde ese punto de vista hay que entender al Padrecito.

Después de esto en Europa y en toda la civilización occidental por añadidura, prefirieron comer los alimentos sólidos utilizando sus manos, bajo ciertas reglas de cortesía, claro está, sobre todo las clases sociales altas exigían pulcritud y elegancia a...