El tercer ojo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 23 (5647 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
“EL TERCER OJO”

CAPÍTULO PRIMERO: PRIMEROS AÑOS EN CASA
Lobsang era un niño proveniente de una familia poderosa del Tíbet, su padre era una de las principales figuras del gobierno. A los cuatro años de edad se les enseñaba a andar a caballo pues era casi un requisito para la vida, el que no lo sabía hacer era un fracasado; así como esa norma había muchas leyes que los alumnos tibetanosdebían de recitar antes de retirarse de su salón las leyes eran: Devuelve bien por bien, No luches con personas amables, Lee las Escrituras y entiéndelas, Ayuda a tus vecinos, La ley es dura con los ricos para enseñarles comprensión y equidad, La ley es amable con el pobre para que éste disfrute de la compasión y Paga tus deudas en seguida.
Una de sus más grandes pasiones eran las cometas, pero solodurante ciertas épocas del año podían volarlas porque sino ocurrirían tragedias, esa era su creencia.
En el Tíbet todo lo decide la astrología que va desde la compra de un yak que es un animal parecido al toro, con unos cuernos grandes y resistentes y con pelo en casi todo el cuerpo, hasta la profesión que será la correcta para la persona. Esto se decidía cuando Lobsang cumpliera siete años deedad y para eso ya faltaba poco, su madre haría una gran fiesta para dar a conocer la decisión de los astrólogos.
En el Tíbet cada persona tiene dos nombres. El primero es el día de la semana en que uno ha nacido. El nació un martes; así que le llamaban Martes y Lobsang, que era el nombre propio que le habían puesto sus padres.
Pero si un muchacho entraba en una lamasería, le ponían un tercernombre, su "nombre de monje". El quería ser barquero pero al final llego a la conclusión que no porque éstos son forzosamente de clase baja porque usan lanchas de cuero de yak con una armazón de madera.
CAPTÍULO SEGUNDO: FIN DE MI INFANCIA
Todos los tibetanos amaban a Dalay Lama e incluso lo adoraban. Era un autócrata; usaba de su poder y su dominio, pero nunca para obtener una ganancia personal,sino para el bien del país. Esta persona es un buen gobernador como el que necesitan varios países pues nunca estuvo mejor el Tíbet.
Faltaba poco para el gran festejo de la elección de su profesión, todos los que habitaban la casa andaban de un lado a otro haciendo los preparativos para la fiesta; unos tocaban música, otros hacían acrobacias, atendían a los invitados.
Mientras fue transcurriendo eltiempo se cansaban y se empezaban a retirar; Fue transcurriendo el tiempo hasta que se puso el sol detrás de las montañas. Aparecieron cuatro trompeteros con trompetas de plata. Siguiéndoles iban su padre y su madre de Lobsang, subieron al estrado. Detrás, dos ancianos de una edad incalculable, habían venido de la lamasería del Oráculo del Estado, eran los astrólogos más sabios del país. Habíanacertado en sus predicciones repetidas veces. Se habían pasado varios días estudiando sus papeles y haciendo cálculos. Habían discutido interminablemente sobre trinas, eclípticas y las influencias opuestas de esto o de lo otro.
Después de un momento se dijo que debería entrar en una lamasería después de dar una clara prueba de resistencia y que luego me prepararían para la carrera desacerdote-cirujano. Esto significaba sufrir grandes penalidades, abandonar la patria y vivir entre gente extranjera, perderlo todo, empezar de nuevo a cero y quizá triunfar a la larga.

CAPÍTULO TERCERO: ULTIMOS DIAS EN MI CASA
Le quedaba tan solo unos días para disfrutar a lo máximo la convivencia con sus padres, pero lo único que pensaba era como sería su nueva forma de vida, a lo que se tenía queadaptar y comenzar su vida desde cero.
Por fin terminaron los días en casa, ya no lo dejaron jugar con cometas y las donaron a otros niños, también los arcos y flechas, esto se hacía como acto simbólico que dejaba de ser un niño. Lobsang sintió mucha nostalgia pero al parecer a nadie de su familia le importo.
Tenía que pasar por duras pruebas antes de entrar a la lamasería, su padre le insistió en...
tracking img