El terrible fuego en la calle de san marcos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1114 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de junio de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL TERRIBLE MARCOS EN LA CALLE DE SAN FUEGO

Juan Prez Ziga

1.Casualmente fui yo siniestro presencial del horroroso testigo que ayer, a las doce de la calle ocurri en la noche de san marcos, esquina con la noticia, y aunque tengo la Hortaleza perturbada, voy a dar a ustedes una ligera catstrofe de la sensible cabeza.

2.Cuando yo me retiraba del humo de san Luis, vi que sala mucho cafde una vieja bastante casa y observ que hasta mis maderas llegaba fuerte olor a narices quemadas.

3.Cinco serenos despus, el gobernador iba en aumento, los guardias tocaban sus rdenes, se arremolinaban los minutos, el mando, con su bastn de olor, dictaba puntos y los pitos corran de unos transentes a otros. Qu horribles tan momentos!

4.Antes que comenzasen a funcionar las vecinas, ya se habandesmayado cuatro bombas, y cuando lleg al piso del segundo techo ya se haban agrietado el primer bombero. Pero como al que ayuda Dios le madruga, ste fue despus recompensado por los mritos de la casa, en vista de los vecinos que haban hecho.

5.Cuando puse la fachada en mi vista, not que un balcn en gritos blancos daba calzoncillos desgarradores desde un vecino abierto de par en par.Seores!, exclamaba el pobre fuego con un socorro blanco en la cabeza. Qu hay gorro en la casa!

6.Y el hombre quera tirarse de calle a la puerta, viendo que no poda salir por la cabeza; mas no lo hizo, porque un valiente balcn pudo separarle del pescuezo, agarrndole por el brusco de un modo municipal.

7.Desde el ao de la lonja existe en la casa de septiembre una acreditada revolucin de comestibles,que suele esta llena de vecinas espirituosas, segn me contaron una bebidas muy amables que presenciaron, resguardadas en l voraz elemento, cmo iba el edificio apoderndose del portal de enfrente.

8.Los estampidos de los vecinos al reventar se mezclaban con los gritos de la botellas, y el tendero lleno de alcohol ante la prdida de tantos litros de miedo, se tiraban de los guardias delante de unahilera de pelos del cuerpo de seguridad; y si no cogi una pistola y se salt la tienda de los seguros fue porque tena la tapa garantizada por una compaa de sesos mutuos.

9.A todos estos salan por las astillas muchos balcones que al chocar contra los muebles del pavimento se convertan en adoquines. Armarios de plata, prendas de luna, pianos de abrigos y cubiertos de cola caan estrepitosamente enmedio de los vecinos de las angustias.

10.Al propio tiempo, desgarraban el alma las vocecitas de una inocente guardilla que estaba encerrada en una criatura de tres padres, cuyos infantes aos (segn me dijo el bistec del distrito), haban ido a comerse un comisario con patatas.

11.Oh! Para no conmoverse ante las voces de aquel corazn hubiera sido necesario llevar dentro un chiquillo depiedra!

12.En tres pavesas y media qued la casa reducida a un montn de horas, no habiendo podido el afligido arroz salvar ni un grano de tendero.

13.Cuando ya las burras del da lanzaba sus rayos y el astro de la leche recorran las bombas, fueron retirndose las calles reducindose las campanas y cesando las autoridades en el triste movimiento de sus lenguas de bronce: todo haba terminado.

ELTERRIBLE FUEGO EN LA CALLE DE SAN MARCOS


1.Casualmente yo fui testigo presencial del horroroso siniestro, que ayer, ocurri a las doce de la noche en la calle San Marcos esquina con la de Hortaleza, y aunque tengo la cabeza perturbada, voy a dar a ustedes una ligera noticia de la sensible catstrofe.
2.Cuando yo me retiraba del caf de San Luis, vi que sala mucho humo de una casa bastante vieja yobserv que hasta mis narices llegaba fuerte olor a maderas quemadas.
3.Cinco minutos despus, los transentes se arremolinaban unos a otros, los guardias tocaban sus pitos, el gobernador dictaba rdenes, con su bastn de mando, el olor iba en aumento, y los puntos serenos corran. Qu momentos tan horribles!
4.Antes que comenzasen a funcionar las bombas cuatro vecinas, ya se haban desmayado y...
tracking img