El transformismo televisivo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1409 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Televisión “Imbertida”

Reflexión: La televisión “Imbertida”

El propio título del libro me sirve para dar las primeras pinceladas a esta reflexión, el transformismo televisivo, no deja de representar el cambio que la televisión ha ido experimentado desde su nacimiento. A simple vista parece sencillo, pero no es necesario profundizar demasiado para ver que, no deja de ser un procesocomplejo y que ha día de hoy, no ha terminado, ni terminará. La televisión como medio de comunicación que es, no descansa ni un minuto en su carrera de lucha por la evolución.

Si hay algo a lo que hacer referencia y que no se olvida recalcar y recalcar esta obra es que, la televisión no deja de ser una doble realidad, o al menos el concepto de realidad no deja de aparecer en todos lados, al igual quesu antónimo, la ficción. Para tratar este punto, voy a hacer una comparación con las definiciones de ambos conceptos recogidas en el diccionario de La Real Academia Española de la Lengua:
• Realidad:
1. Existencia real y efectiva de algo.
2. Verdad, lo que ocurre verdaderamente.
3. Lo que es efectivo o tiene valor práctico, en contraposición con lo fantástico eilusorio.

• Ficción:
1. Acción y efecto de fingir.
2. Invención, cosa fingida.
3. Clase de obras literarias o cinematográficas, generalmente narrativas, que tratan de sucesos y personajes imaginarios.

Vayamos por partes, bajo mi punto de vista, me quedaría con la segunda definición de realidad, es decir, “con la verdad”. Una verdad, que después de haber leídola obra de Imbert, he llegado a la conclusión de que no existiría, si no fuera de la mano de la ficción. Llegados a este punto y dejando de lado los dos conceptos de la Real Academia, me remito a la conclusión final del autor, ¿es real la realidad que vemos en televisión? Y concretamente al apartado titulado “SI TODO ES POSIBLE, ¿NADA ES REAL?”, donde se recoge la siguiente afirmación:
(…) Nada esreal porque lo que ahí se representa no deja huella, no tiene pregnancia. (…) El simulacro impera y también lo que podríamos llamar lo increíble, lo que es del ámbito de lo no visto. La televisión, en todo caso, como huida hacia delante, que deja a menudo la realidad atrás…

Aquí se encuentra la clave de esa doble realidad, con la que nos referíamos a la televisión. Después de todo esteanálisis mi conclusión es la siguiente: el transformismo televisivo ha llevado a la realidad por una doble vertiente, la de la propia realidad y la realidad-ficción, que como ya señalé van de la mano.

Al igual que empiezo a leer el periódico por la última página, he decidido empezar esta reflexión por el final porque a diferencia de otros libros, en los que sino se lee el principio no te enteras denada, a mí me ha pasado al revés. Hasta que no he terminado el libro y me he leído la conclusión final, no he podido sacar nada determinante, por ello a medida que iba leyendo iba apuntando las cosas que me más me llamaban la atención y que me parecían interesantes. Por ello, mi crítica sigue mi propio criterio de importancia y reflexiono sobre lo que más dudas, me ha despertado.

Bueno, despuésde este paréntesis volvamos con Imbert y su Transformismo Televisivo. Lo habíamos dejado en lo real de la realidad, que no es tan real. Este juego de palabras transforma la realidad y abre el camino a otros conceptos que se recogen en la narración de Imbert y que denomina grados:
• La duplicación literal de la realidad de los programas de informativos, en los programas de parodia.
• Laimitación humorística de la realidad en los programas de entretenimiento.
• El mimetismo con los famosos.

Y otros muchos, como el cotilleo, la información rosa de la cual quiero exponer mi conclusión tras leer los numerosos ejemplos que Imbert utiliza para aclarar los distintos aspectos de su visión del cambio televisivo. Este tipo de programas, derivan de la realidad de los programas de...
tracking img