El Tribunal De Cristo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas: 11 (2587 palabras)
  • Descarga(s): 0
  • Publicado: 3 de mayo de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL TRIBUNAL DE CRISTO

«Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo» (2 Co 5:10).

Consideremos lo que Dios nos ha dicho acerca del tribunal de Cristo tal como nos es expuesto en Su Palabra con respecto a los creyentes. Sabemos que los que no conocen alSeñor Jesús como su Salvador y que mueren en sus pecados también tendrán que comparecer ante Él, pero en una ocasión diferente y de una manera totalmente distinta. Comparecerán ante Él como el Juez, ante el «Gran Trono Blanco» para ser juzgados por sus pecados, y por cuanto sus nombres no están escritos en el libro de la vida, serán arrojados al lago de fuego (Ap 20:11-15).

Para el creyente, eltribunal de Cristo tiene un carácter totalmente distinto. Es para manifestación y recompensa. Es la manifestación de «lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo», para que podamos conocer la valoración de nuestras vidas por parte del Señor, bien para pérdida, bien para recompensa. Compareceremos ante Aquel que llevó el juicio de nuestros pecados en la cruz del Calvario, sabiendo que Él mismo esnuestra justicia (2 Co 5:21). Nuestros pecados no nos serán recordados como contra nosotros, pero nunca hasta entonces sabremos cuán grande era la deuda de nuestro pecado. A menudo tenemos un concepto muy pequeño de la grande carga de pecados que Él llevó por nosotros en aquellas oscuras horas del Calvario. Pero todo tiene que ser traído a la luz, como dijo el Señor Jesús (Lc 8:17), y esto dará másvigor a nuestras notas de alabanza. Un amigo podría ofrecerse a pagar tus deudas, pero no puedes saber el débito total hasta que hayas sumado los recibos «pagados», y así nuestro versículo dice: «lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo». Todo se manifestará entonces.
Reseguiremos también Su gracia y paciencia con nosotros a lo largo de nuestra vida, al mostrarnos cómoen nuestros días como inconversos cuán a menudo menospreciamos Su libre ofrecimiento de salvación, y cómo sin embargo Él siguió buscándonos hasta que nos encontró, y luego nos cargó sobre Sus hombros regocijándose (Lc 15:4, 5). ¿No saldríamos nosotros perdedores si Él no nos hiciera ver, en Su presencia, todo lo que fuimos, así como la gracia incomparable que nos llevó al arrepentimiento?
Ahorabien, no había nada bueno en nuestras vidas antes de ser salvos, porque la Biblia dice: «Los que viven según la carne no pueden agradar a Dios» (Ro 8:8). Pero cuando Dios nos salvó nos dio una vida nueva, la misma vida de Cristo. Como alguien ha dicho: Él entonces comenzó la parte del haber de nuestras vidas, y ahora toma nota de las cosas hechas por Él. Hasta un vaso de agua fría dado en SuNombre, o un pensamiento acerca de Su Nombre, o incluso nuestra confianza en Él, serán manifestado y recibirá recompensa en aquel día. Las mismas cosas diarias de la vida, si han sido hechas como para el Señor, serán recompensadas (Col 3:23, 24).

Sin embargo, ha habido fracaso y pecado en nuestras vidas desde que fuimos salvos, e incluso aunque todo ello fue llevado por el Señor Jesús en elCalvario, tiene sin embargo que ser manifestado. No se trata de que vayamos a ser acusados por todo ello, porque la ofrenda una vez por todas del Señor Jesús ha hecho perfecto al creyente para siempre en cuanto a su posición delante de Dios (He 10:14); así leemos en 1 Juan 4:17: «Para que tengamos confianza delante de él en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo».

¿Porqué, pues, se mencionan las cosas «malas» en 2 Co 5:10? Como ya se ha mencionado, no sólo se revelarán ante este tribunal las riquezas de Su gracia para salvarnos, sino que pensamos en Su longanimidad para con nosotros incluso como creyentes. ¡Cuán a menudo le hemos seguido de lejos como Pedro, y él nos ha devuelto a Sí. Él «confortará mi alma» (Sal 23:3). Puede que hayamos desperdiciado nuestras...
tracking img